MULTIMEDIOS DIGITAL -  FOTO CORTESÍA: TMZ SPORTS
4 de agosto de 2015 / 12:46 p.m.

La peleadora Ronda Rousey se mantuvo invicta el sábado al vencer sin problemas Bethe Correia en UFC 190. 

Estando en Brasil, Rousey logró continuar con su ritual: derrotar a su ritual y luego festejar al comerse un plato lleno de alitas.

Según TMZ Sports, que un chef del hotel donde se quedó Ronda en Brasil le cocinó unas alitas especialmente para ella.

Me imagino que Ronda se tardó más en comerse una alita que los 34 segundos que ocupó para noquear a Correia.