28 de enero de 2016 / 10:51 a.m.

Novak Djokovic dijo que fue un hito en sus enfrentamientos ante su eterno rival Roger Federer. Para Serena Williams fue más de lo mismo ante otra oponente que no pudo hacer más que admirar su grandeza.

Djokovic despachó el jueves 6-1, 6-2, 3-6, 6-3 a Federer para clasificarse a su sexta final del Abierto de Australia.

"He tenido partidos en los que he jugado de forma similar. Pero creo que estos dos primeros sets probablemente son los dos mejores sets que he jugado contra Roger en toda mi carrera", señaló Djokovic, quien buscará el domingo su sexta corona en Melbourne Park.

Desde el principio, todo apuntaba en contra del suizo, ganador de 17 títulos de Grand Slam y tercero del ranking mundial. Djokovic ganó el primer game con su saque, sin ceder un solo punto, y quebró a Federer en el segundo. Después de cuatro minutos, Federer ya perdía 2-0.

El primer set duró apenas 22 minutos. La mayoría de los espectadores —incluyendo una mujer con un cartel que leía: "Recién casada, pero dispuesta a cambiar por Federer"— respaldaban al veterano suizo, y aplaudieron los errores de Djokovic. También le regalaron una ovación de pie a Federer cuando quebró para irse arriba 4-2 en el tercer set.

Pero el final fue súbito en el cuarto. Djokovic rompió el servicio de Federer en el octavo juego para adelantarse 5-3, con un pase sencillo a la línea tras superar un globo que podría haber salvado al ex número uno. El serbio tuvo tres puntos de partido en el siguiente game y selló la victoria tras 2 horas y 19 minutos cuando su rival mandó un revés a la red