ap - multimedios digital
26 de mayo de 2015 / 05:04 p.m.

Por si alguien necesitaba un recordatorio, Novak Djokovic demostró el martes el temple que se necesita para ser campeón de un Grand Slam.

En su primer partido en Roland Garros tras perder la final del año pasado ante Rafael Nadal, el serbio despachó 6-2, 7-5, 6-2 a Jarkko Nieminen para avanzar a la segunda ronda del Abierto de Francia. Más significativo aún, la primera raqueta del mundo elevó su nivel en un santiamén, cuando más lo necesitaba.

Después de perder su saque en el segundo set, Djokovic estaba a ley de dos puntos de perder la manga cuando su oponente finlandés sacó con marcador de 5-3, 30-0. Djokovic realizó tres devoluciones excelentes y rompió el servicio de Nieminen.

Esa secuencia desinfló el ánimo de Nieminen y Djokovic no tuvo dificultades el resto del camino, rumbo a su 23er triunfo consecutivo.

"El fue mejor durante buena parte del segundo set", comentó Djokovic, quien busca completar el Grand Slam de su carrera en París. "Luego pude recuperarme y logré algunos buenos tiros. Fui paciente, mantuve la calma, y en general fue un buen partido".

Nadal, nueve veces campeón en París, tuvo una tarde placentera en la misma cancha central. El español se metió en la segunda ronda con una victoria 6-3, 6-3, 6-4 ante el francés Quentin Halys, un adolescente de 18 años que entró al cuadro principal como wild card y que ocupa el puesto 296 del ranking mundial.

Nadal tiene récord de 67-1 en Roland Garros, donde su único revés fue en la cuarta ronda en 2009 ante Robin Soderling.

Aunque perdió su saque una vez en el primer set, Nadal controló las acciones de principio a fin.

El llamado "Rey de la Arcilla" llegó a París rodeado de dudas por su nivel de juego. Nadal cayó al séptimo puesto del ranking mundial y suma cinco derrotas en polvo de ladrilla, la primera vez que tiene más de tres en un año desde que perdió seis en 2003 cuando era un adolescente.

De todas formas, no se pueden sacar muchas conclusiones sobre su triunfo sobre Halys, un rival que ocupa el puesto 296 del ranking mundial.

"Las sensaciones son buenas", dijo Nadal. "Creo que cambié bien de dirección con mi derecha, tuve una muy buena derecha pegada a la línea. Después que estuve un poco lento en los tres primeros games, empecé a mover mejor la pelota. Este fue el primer partido y jugué lo suficientemente bien".

Debido a su puesto en la preclasificado, donde fue ubicado sexto, Nadal podría enfrentar al favorito Novak Djokovic en los cuartos de final. El serbio tiene una racha de 22 victorias al llegar a Roland Garros, donde busca sumar el único título de Grand Slam que falta en su colección.

Nadal enfrentará en segunda ronda al español Nicolás Almagro, un especialista en canchas de arcilla.

"Obviamente no es una buena ronda (para enfrentarlo), pero es lo que hay", señaló Nadal. "Trataré de jugar bien e intentaré ganar".

El argentino Leonardo Mayer, 23er preclasificado, también avanzó al superar 3-6, 7-6 (6), 6-3, 5-7, 6-2 al checo Jiri Vesely. El brasileño Joao Souza fue eliminado 7-6 (5), 6-4, 6-4 por el español Daniel Gimeno Traver.