RUBéN ALMAGUER | @R_Almaguer690
8 de agosto de 2016 / 01:38 p.m.

El momento de estar arriba en un toro de casi de 1.000 kilos y poder estar con emoción y adrenalina llego con la noche mágica de Rodeo con Cuernos Chuecos.

Por segunda ocasión la ciudad de Monterrey volvió a vestirse de vaquera y los atuendos se hicieron presentes en el público quien portaba toda la vestimenta adecuada a la noche con sombreros, botas, cintos con grandes villas y pantalones de mezclillas ajustados.

La arena dentro de corral empezó a sentir los primeros pasos con la elegancia de la presentación de los jinetes que venían de Sudamérica Brasil y americanos de Estados Unidos así como los mexicanos que fueron acompañados con la explosión de la pirotecnia también con grandes flamas de fuego que embestían la las gradas del inmueble regio.

La primera rutina consistió en competir en la monta de 15 toros de distintas ganaderías de la localidad con los jinetes y así lograr sacar los mejores cinco y calificarlos para una segunda ronda donde competieron con los primeros cinco montadores que venían como mejores del año.

La tercera escala se convirtió en una semifinal de calidad para sacar lo mejor de lo mejor y pasarlo a una gran final.

Los regiomontanos se trasladaron a estar en la comodidad de su casa entonando éxitos de los internacionales Cadetes de Linares así como de rock y música contry, además recibieron subvenir de los patrocinadores en cada pauta de la noche robando sonrisas alegrías al momento mágico de la noche.

La final fue exigida pero selecta con un platillo que se ponía en la mesa con lo mejor, una lista de cinco jinetes que diputaron la final en el certamen en Monterrey y que fue compuesta por, Héctor Cardona de Coahuila, Álvaro Álvarez, Gustavo Pedrero ambos de Jalisco, Anthony Iyons de Oklahoma, y así como del regiomontano Pablo Belmarez fueron los que pelearon hasta final para tratar de ser el rey de la noche.

Al final el jalisciense Gustavo se convirtió en el monarca del Rodeo en el certamen celebrado en Monterrey quien solo tuvo palabras de agradecimientos al final por ser el número uno del rodeo el sábado en un momento especial.

“Me siento muy bien, muy contento que todo salió como se planeó, y solo queda más que agradecer a dios por este triunfo, siempre estar arriba de los toros es difícil pero se trabaja toda la semanas todo el mes para ser el mejor, le agradezco a la gente de monterrey por todo el apoyo muy bonito publico muchas gracias por estar en el evento”. Comentó al final el jinete.

Cuernos Chuecos continuara su gira por el país por el estado de San Luis y así llegar a la cuidad México para cerrar el año en el rodeo.