josé manuel villalva - multimedios digtial
4 de mayo de 2015 / 02:58 p.m.

Un brasileño Romario Dos Santos Alves es un físicoculturista que tenía la obsesión de convertirse en el Increíble Hulk y sus brazos crecieron como algo poco visto. Pero los músculos alrededor de su brazo crecieron tanto que se convirtieron piedra por lo que estuvieron muy cerca de amputárselos.

HULK

En el video, Romario cuenta que el doctor le dijo "Vamos a tenerte que amputarte los brazos. Todos tus músculos son piedras, tus músculos están destruidos. Tienes Necrosis en tu brazo y la única forma de resolver es por amputación".Su problema empezó cuando sus amigos en el gimnasio le presentaron la sustancia synthol (según la página syntholmasamuscular.anabolicoesteroide.com.ar) "es un aceite que se inyecta localmente con el objeto de estirar la fascia muscular (membrana que recubre los músculos), logrando con ésto el aumento del volumen de dicho músculo"."Esa fue la parte más difícil de mi vida porque estaba deprimido y no sabía porque. Perdí mi trabajo porque trate de suicidarme". No obstante, nunca perdió la fe y tuvo buenas noticias cuando fue con el doctor a la cirugía."Salí a las 5am a ser hospitalizado para que el doctor pudiera hacer la operación. Ahí fue cuando el doctor hizo una tomografía computarizada y dijo que no necesitaba amputar mi brazo".No obstante, la gente en la calle siempre se le quedan viendo por como tiene sus brazos y su espalda. Pero hay algunos que le gusta tomarse fotos con él."Unos niños vienen y dicen mira mamá es Hulk".