martha cedillo
26 de marzo de 2015 / 03:46 a.m.

Una final sufrida tuvo que vivir Flash de Monterrey para convertirse campeón de la Major Arena Soccer League (MASL), al ganar a final al Baltimore Blast con gol de oro de Gustavo Rosales 4-3 en tiempo extra.

Tuvo que pasar más de tres horas para que los jugadores de la franquicia regiomontana de la MASL pudieran festejar el título que les costó el partido de ida, el de vuelta, el mini-game y dos tiempos extras.

En el de ida, Monterrey ganó a domicilio al Baltimore por 6-4; este domingo perdió el de vuelta 6-4 obligando el mini-game, encuentro de 15 minutos que terminó empatado a 3 mandando al tiempo extra.

El primer cuarto del partido de Vuelta se fue en blanco. Ambas escuadras se midieron y estudiaron y fue al 12'49'' del segundo que Baltimore puso las condiciones con gol de Tony Donatelli.

Monterrey respiró hasta el tercer episodio con la anotación de Angel Curiel al 11'29'' que emparejó los cartones.

En el último cuarto del tiempo regular fue muestra del buen nivel técnico y táctico con ocho anotaciones entre los dos equipos. El portero Diego Reynoso dio asistencia consecutiva a Erick

"Kire" Flores y Edgar "Chapa" Flores para poner adelante 3-1 al Flash, pero una reacció pronta de Blast y el conjunto estadounidense se fue arriba 4-3 con tantos de Donatelli, Juan Pereira, Max Ferdinand y Lucas Roque.

Vino el "Jefe de Jefes", Genoni Martínez, para darle un respiro a su conjunto y con disparo libre directo acercó 5-4 a sus pupilos, pero el encuentro sería para Baltimore con el gol de Lucas Roque al 13'07.

En los 15 minutos del mini-game, sin gol de oro, Baltimore sorprendió con gol de Diego Zuniga, pero vendría la respuesta inmediata del Flash con el "General" Armando Terán con estupenda asistencia de "Kire" Flores. Vinti Dantas pondría adelante a los visitantes, pero la asistencia correcta de Rosales, quien se iría del encuentro como el Jugador Más Valioso, hacia Héctor "Gotita" Vallejo empataría el marcador. La aparición oportuna de Erick Tovar cantaría la victoria hacia Flash, pero un descuido de la defensa regiomontana y con dos segundos en el reloj y fue sorprendida por Lucas Roque para el empate.

La sentencia estaba señalada: el título se definiría con gol de oro. Fue Gustavo Rosales quien sellaría la victoria para el cuadro regiomontano, su primer título en los dos años de participar en la MASL.

La afición estuvo a la altura de la entrega de los jugadores que aguantaron calor, frío, vientos e intensos entrenamientos para llegar como favoritos a la final de la Liga y quedarse con el título; la cifra de 8 mil 738 aficionados reunidos en la Arena Monterrey fue récord de asistencia de playoffs de la MASL.