MAYELA SANTOYO | @mayesantoyo
17 de abril de 2016 / 09:41 p.m.

El ruedo fue tocado por el pie derecho del éxito en el arranque de la temporada 2016 para la Plaza de Toros Monumental Monterrey, con una cartelera que lucía con un reflector de talla internacional con el español Pablo Hermoso de Mendoza alternando con los matadores de Aguascalientes, Joselito Adame y el regiomontano Juan Antonio Adame (El Bala).

La tribuna del majestuoso templo taurino "Lorenzo Garza" lució casi a su máxima capacidad mostrando el arduo deseo de volver a disfrutar de la fiesta brava.

El arranque de la tarde lució con la presencia del astro rey iluminando el ruedo, siendo el triunfador Joselito Adame llevándose tres orejas y el cariño del público regiomontano que se dio a la cita puntual para deleitar la primera corrida del año.

Lo mejor de la tarde se vivió con la primer faena del torero de Aguascalientes, tras lidiar a su primer toro "Artesano" de 494 kilos que desde su salir al ruedo se sintió que era un toro muy colaborador y bravo y lo dejó apreciar desde el primer tercio. Por la fuerza que mostró en todo momento "Artesano" fue picado rápidamente y tras brindarle la faena al respetable el torero hidrocálido dio un gran espectáculo. El coro de "Olé olé" comenzó a sonar en la plaza de Toros, y el corrido de Monterrey, además de "Viva Aguascalientes"; el público taurino se brindó por completo disfrutando de la faena de Joselito quien le dio una estocada mortal a "Artesano" para llevarse las dos orejas ante la fuerte petición del respetable después de que el juez de Plaza solo había mostrado un pañuelo y finalmente se llevó además el respeto de los regios.

El segundo toro de la ganadería "Los Encinos" le dio a Adame la obtención de una oreja tras lidiar a "Carleño" de 534 kilos. En el tercer tercio Joselito demostró que no quería conformarse con lo hecho en su primer toro, una vez más el público amante de la fiesta brava entonaba el "Viva Aguascalientes" en cada muletazo que daba el torero hidrocálido. Y al ponerse frente a frente a "Carleño" le dio más emoción a la última corrida mientras la noche comenzó a caer sobre la Monumental "Lorenzo Garza" envolviéndola con el cariño y afecto del público hacia el matador.

"Contento porque fue un toro bravo, exigente, de no ser por el aire hubiera sido una faena más importante y contento por las dos orejas; la verdad que cuando llego a Monterrey me siento como en casa", indicó el torero de Aguascalientes.

La corrida fue adornada con un toque europeo con la presencia del rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza montado bajo su galería de caballos "Gento", "Dónatela", "Pirata" e "Irak", quien abrió la función encarando a "Cosmos" de 497 kilos en su primer toro, en el cual salió a relucir el fallo en la estocada final por una molestia en la parte del brazo derecho.

Ya para su segunda aparición levantó altas expectativas acompañadas del respetable bajo la música de la banda que entonaba "El corrido de Monterrey" complementando la conexión del madrileño con su grito "Viva Monterrey". En sus tres tercios se mostró ante los regiomontanos que lo aplaudieron en todo momento deleitándose con su espectacular faena donde encaró a "Mediodía" de 515 kilos, mientras lucía yendo a dos carriles en el ruedo alternando con paso lateral emocionando al respetable. Pero no obtuvo un buen resultado en su estocada final y tuvo que acudir al descabellado. Terminando su aparición solo con el aplauso de los regiomontanos.

"Un poquito de fondo de momentos de mucho temple fue el primer toro, en el segundo toro más peligro con ese sí que llegue más al publico hubo esa emoción ver que el público se para, se entrega y, bueno, pues la verdad el problema fue el rejón de muerte que no entró a la primera y ahí perdí las dos orejas", declaró el rejoneador español.

Para el regio Juan Antonio Adame en su primer toro tuvo una faena complicada, después de que "Enamorado" de 518 kilos le ayudó a obtener una oreja, pese a que el viento fue un factor importante para que el ruedo no luciera en su esplendor. El público taurino ovacionó al anfitrión y tras la estocada mortal con pañuelos blancos pedían al Juez Antonio Quiroga la oreja.

Para el segundo y cuarto toro de la tarde del torero regiomontano, de nombre "Caleño", con 515 kilos, fue más complicado aún que la primera faena que tuvo.

Pero la inteligencia de Adame fue muy importante en el primero y segundo tercio, a pesar de un pequeño incidente que ocurrió en el tercio de banderillas. El buen temple que tuvo el joven torero en el tercer tercio ayudó a que "Caleño" reaccionara, pero lo mejor de la faena fue el cariño y los ligeros aplausos que le brindaron a Juan Antonio Adame.

Fue así como tarde cayó acompañada de una placentera presentación en el inicio de la temporada taurina en Monterrey.