JUAN PABLO SÁNCHEZ | CORTESÍA: LA AFICIÓN
30 de octubre de 2016 / 06:41 p.m.

Lewis Hamilton sigue sin darse por vencido en la lucha por el campeonato. El británico de Mercedes está dispuesto a defender su corona hasta el final y en el Gran Premio de México hizo justo lo que debía, conseguir la pole, no fallar en la salida y llevarse el triunfo, en una carrera que controló con comodidad, a pesar de un intento de revolución de Sebastian Vettel.

El inglés recortó la distancia en el campeonato de pilotos respecto a su coequipero Nico Rosberg otros siete puntos, para quedar a 19, pero el alemán también sacó buenas cuentas del Autódromo Hermanos Rodríguez, porque aunque no repitió el triunfo del año pasado, fue segundo, justo lo que necesita hacer en cada carrera de aquí al final para obtener el título.

Los mexicanos hicieron vibrar a la tribuna en el desfile de pilotos, pero en la pista Sergio Pérez apenas rescató un punto con el décimo lugar y Esteban Gutiérrez fue 19.

El podio en el Foro Sol, en medio de otra fiesta en la capital del país, lo completó Sebastian Vettel (Ferrari), después que Max Verstappen (Red Bull) recibiera una sanción de cinco segundos por salir del trazado y no entregar la posición, precisamente al alemán.

La salida fue espectacular a lo largo de toda la parrilla. Hamilton partió bien, sin dar margen a que Rosberg lo alcanzara, pero en la primera curva se pasó y recorrió varios metros por el pasto, antes de regresar a la pista.

No sufrió daño porque detrás de él Max Verstappen sacó a Rosberg del circuito, aunque el alemán mantuvo la segunda plaza; Nico Hülkenberg le arrebató el cuarto puesto a Daniel Ricciardo, y detrás Esteban Gutiérrez tocó a Pascal Wehrlein, terminando con su carrera.

El español Carlos Sainz envió fuera del circuito a su compatriota Fernando Alonso, por lo que el piloto de Toro Rosso recibió una sanción de cinco segundos.

La bandera amarilla por el incidente de Wehrlein, en el que tocó a Marcus Ericcson (Sauber), provocó que Ricciardo fuera a pits, para cambiar de las llantas supersuaves a las medias.

Checo aprovechó para escalar del lugar 12 al noveno, pero nunca pudo rebasar al finlandés Valtteri Bottas (Williams) quien se acercó al récord de velocidad en la historia de Fórmula Uno con 372.5 kilómetros por hora.

Tras las paradas en pits, en las que todos optaron por las llantas medias. La primera posición de la carrera recayó en Sebastian Vettel, en la vuelta 22, justo en la que terminaba la vida de sus suaves, que prolongó por diez giros más, para no ceder la punta.

Aunque en primera instancia se negó a entrar a los boxes, Vettel tuvo que ceder y entonces Hamilton recuperó el liderato, que ya no soltó hasta la bandera a cuadros.

Las disputas las volvió a protagonizar Checo, esta vez para intentar superar a Felipe Massa (Williams), pero tampoco lo consiguió, y Max Verstappen, que quiso darle una mano a Hamilton y enviar a Rosberg a la tercera posición, pero cuando lo logró, en la vuelta 50 se pasó en la curva 4 y el intento quedó en nada.

Al final volvieron las emociones, el finlandés Kimi Räikkönen tuvo un contacto con Nico Hülkenberg que dejó al alemán a la mitad de la pista y perdiendo una posición, luego Vettel intentó arrebatarle el tercer lugar a Verstappen, pero el holandés recorrió la pista por el pasto, y se negó a entregarle el puesto, aunque tras la carrera los oficiales le dieron el podio al alemán de Ferrari.

En la última vuelta, Ricciardo fue por el cuarto puesto de Vettel, pero el germano se defendió para impedirlo con contacto y reclamos incluidos.

El Top 10 lo completaron Daniel Ricciardo (Red Bull), cuarto; Verstappen, quinto; Kimi Räikkönen (Ferrari), sexto; Nico Hülkenberg, séptimo; Valtteri Bottas (Williams), octavo; Felipe Massa (Williams), noveno; y Checo.