18 de octubre de 2015 / 01:37 a.m.

Matt Harvey Daniel Murphy y los Mets quieren hacer historia. Y no importa si en el camino tienen que romper otra vez el corazón de los fanáticos de los Cachorros.

Harvey limitó a Chicago a cuatro hits en siete entradas y dos tercios, mientras que Murphy y Travis d'Arnoud aportaron sendos jonrones, para que Nueva York se impusiera el sábado 4-2 a Chicago en el primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

"Yo deseaba con todas mis fuerzas ganar este partido", afirmó Harvey, quien toleró dos carreras y recetó nueve ponches. Abandonó el montículo tras permitir un cuadrangular de Kyle Schwarber, que envió la pelota a 459 pies del plato.

El dominicano Jeurys Familia finalizó la faena para acreditarse el salvamento con ayuda de Murphy, quien se zambulló para atrapar la pelota en la intermedia, en lo que representó el out 27.

"Me asusté cuando atrapé la pelota, y todavía tenía que realizar el tiro", dijo Murphy. "Estaba en el lugar correcto".

Luego de eliminar a San Luis, los Cachorros llegaron a una ciudad en la que habían cosechado 12 triunfos en 13 duelos. Pero los jóvenes y poderosos bates de Chicago se quedaron más fríos que el ambiente en el Citi Field, donde los espectadores lucieron sumamente abrigados. Varios peloteros llevaban prendas con capucha debajo del uniforme.

Los Cachorros, que no conquistan la Serie Mundial desde 1908, permanecieron a cuatro victorias de conseguir su primer gallardete de la Liga Nacional en siete décadas.

"Si Harvey no hubiera lanzado, creo que todo habría lucido mejor. Lució sobresaliente esta noche", destacó el manager de los Cachorros, Joe Maddon. "Su repertorio es siempre bueno pero su control fue increíble esta noche".

Harvey lanzó hasta la octava entrada por primera vez en más de dos meses. Hizo así a un lado todas las críticas que se le habían hecho el mes pasado, ante la posibilidad de que no excediera cierto límite de innings lanzados, aun cuando Nueva York estuviera en la postemporada.

"Hablo con él todos los días. Sé exactamente de qué está hecho", afirmó el manager de los Mets, Terry Collins. "Él quiere que le entreguemos la pelota".

Otro que parece no fallar al recibir la pelota es Familia. El cerrador logró su tercer salvamento de la postemporada, y el segundo seguido en el que debió presentarse en el octavo inning.

"Esto no se da todos los años", dijo Familia, quien el jueves lanzó dos innings perfectos para sentenciar la serie de división contra los Dodgers. "Tengo el mismo enfoque sin importar el inning. Estoy pendiente del juego en el bullpen, de lo que están haciendo los bateadores, y cuando me llaman, cumplo con mi función".

Nueva York busca llegar al Clásico de Otoño por primera ocasión en 15 años. Se trata de la mayor ausencia de la franquicia en la Serie Mundial, pero parece poca cosa si se le compara con la racha que han tenido que soportar los Cachorros y sus leales seguidores.

Por lo pronto, los Mets pusieron fin a otra seguidilla. Habían tenido una foja de 0-7 ante Chicago en la campaña.