AP
19 de marzo de 2016 / 11:56 p.m.

Guiados por los 26 puntos y 13 rebotes de LaMarcus Aldridge, los Spurs de San Antonio derrotaron el sábado 87-79 a los Warriors de Golden State para mantenerse invictos en su arena AT&T Center esta temporada.

Con un gran despliegue defensivo, los Spurs volvieron a imponer su hegemonía en casa ante los vigentes de la NBA, una que se plasma con una alucinante racha de 33 victorias seguidas en la temporada regular.

Kawhi Leonard agregó 18 puntos con 14 rebotes para San Antonio, que lleva 44 triunfos en fila como local en la temporada regular. Se trata de la segunda racha más larga en la historia de la liga.

Los Spurs anularon al super astro de los Warriors Stephen Curry, quien terminó con 14 puntos. Curry tuvo una noche fatal desde larga distancia: apenas embocó uno de sus 12 intentos de triple.

En cambio, el argentino Manu Ginóbili coló tres de sus cinco tiros para triple, con lo que contabilizó nueve puntos.

San Antonio (59-10) se acercó a tres partidos de Golden State (62-7) por el primer puesto de la Conferencia del Oeste.

Estos equipos aún tienen que disputar dos partidos más entre sí.

San Antonio logró ganar el enfrentamiento entre los dos equipos líderes de la liga; Tim Duncan jugó de sustituto apenas por tercera ocasión en su carrera.

Los Spurs supieron reducir la intensidad de juego a los veloces Warriors y la situaron a un ritmo más controlable para vengar su derrota por 120-90 que les propinaron el 25 de enero en Golden State, en el único encuentro previo entre ambos equipos esta campaña.

Ambos conjuntos se embalaron desde entonces y su porcentaje victorioso conjunto de .882 antes del partido fue el más alto para un encuentro a estas alturas de la temporada.

Danny Green contuvo a Curry, el favorito para ser el jugador más valioso, a quien bloqueó dos disparos y limitó a la ofensiva a cuatro lanzamientos acertados de 18 intentos de campo.