tomás víctor lópez - @tomasvictor10
14 de octubre de 2015 / 04:47 p.m.

Porque se trata de los partidos más importantes del año, el linebacker, Ithan Salas lamentó la suspensión de dos juegos dictada por la Onefa luego de ser expulsado en el anterior en el duelo que Tigres ganó 33-18 a las Águilas Blancas.

El defensivo de los Auténticos dijo tener la certeza de que los Auténticos tendrán un buen cierre de temporada en casa, este viernes contra los Pumas y la siguiente semana contra los Linces de la UVM.

“La verdad me siento muy mal porque es algo que pasó en Águilas Blancas… no insulto a su escuela ni nada, sólo que el jugador que me tocó enfrente era muy problemático, entonces me desesperé y tiré un golpe que causó que no pueda jugar este juego tan importante”, reconoció Salas.

“Pienso que mis amigos se han preparado muy bien, todos mis compañeros hemos estado trabajando muy fuerte en cuanto al “scout”, lo físico, la condición, todo, y creo que vamos a ganar este encuentro”.

La Organización Nacional Estudiantil de Futbol Americano dictaminó dos partidos de castigo para Salas, pero no sancionaron un par de agresiones de las Blancas como el flagrante bloqueo debajo de la cintura sobre Adrián Martínez.

“La verdad lloré, la verdad es que me siento muy mal, porque por el trabajo de alguien lo arruinan todo, más son cosas de la vida y hay que enfrentarlas”.

El apoyador dijo que lo más importante será ganar este viernes a la UNAM y asegurar los partidos de play-off en casa.

Los Pumas han conquistado el bi campeonato nacional de la Onefa al derrotar a los Tigres en las finales del 2013 y 2014.