TOMÁS VÍCTOR LÓPEZ | @tomasvictor10
7 de febrero de 2017 / 06:51 p.m.

La temporada 2017 de la Liga Mexicana de Beisbol se jugará sin que haya restricciones en el número de peloteros méxico-americanos, de acuerdo a la resolución emitida por Pat O’Conner, presidente de Ligas Menores.

El dirigente de la National Association expuso que la medida obedece a que limitar las áreas de trabajo para personas con doble nacionalidad atentaría contra la Constitución Mexicana.

“Aunque entiendo y comparto el objetivo de desarrollar jugadores de béisbol más talentosos en México, los límites de roster de jugadores de doble nacionalidad violan la Constitución Mexicana y la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación”, señala el comunicado de O’Conner.

“Los límites actuarían como: (a) una restricción al accesoa un trabajo; (b) una restricción de la participación en una asociación; (c) una restricción de la participación en actividades deportivas”.

El documento indica que al poner un tope en los rosters de podría someter a la Liga Mexicana y sus clubes a una denuncia ante un tribunal o ante otro organismo como la Comisión Nacional de Deportes o el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

“No puedo mirar hacia otro lado ni alentar a una liga miembro a participar en la discriminación ilegal. Por consiguiente, no habrá límites de roster para los jugadores de doble nacionalidad”, expone la resolución.

Añade que la liga tomará medidas para que los clubes presenten la documentación que cumpla con los requisitos que acrediten la doble nacionalidad de los peloteros.

Las diferencias en cuanto a la cantidad de jugadores méxico-americanos influyeron para que los Tigres de Quintana Roo pidieras su desafiliación de la Liga Mexicana.

No se abordó el esquema de por el que la franquicia de Reynosa pasaría a manos de empresarios de León, Guanajuato.

El próximo lunes habrá asamblea de la Liga donde se definirá además qué pasará con la franquicia de Tigres y sus peloteros.

Al final de la disputa que incluyó la posibilidad de que hubiera dos ligas, se echaron por tierra los acuerdos tomados en la reunión del 11 de enero.

Plinio Escalante sigue siendo el presidente de la Liga Mexicana y la temporada se jugará con un número ilimitado de jugadores de doble nacionalidad.