ap - multimedios digital
20 de abril de 2015 / 05:02 p.m.

Dos años después de regalarle su medalla a la ciudad en homenaje a las víctimas de un atentado que dejó tres muertos y más de 260 heridos, el etíope Lelisa Desisa volvió a imponerse el lunes en el Maratón de Boston.

Desisa se alzó con su segunda victoria en las últimas tres ediciones con un tiempo de dos horas, nueve minutos y 17 segundos.

Su compatriota Yemane Adhane Tsegay lo escoltó a 31 segundos y el keniano Wilson Chebet entró tercero a poco más de un minuto.

La keniana Caroline Rotich, por su parte, triunfó en la rama femenina en dos horas, 24 minutos y 55 segundos.

Caroline Rotich

Rotich, quien había finalizado cuarta en el 2011, superó en la recta final a las etíopes Mare Dibaba y Buzunesh Deba, que la siguieron a cuatro y diez segundos respectivamente.

Cuando Desisa ganó por primera vez en el 2013, no pudo festejar demasiado. Horas después de que cruzase la meta explotaron dos bombas y su triunfo pasó a segundo plano, opacado por una tragedia que dejó profundas cicatrices en Boston.

Mientras la ciudad lloraba por las víctimas, Desisa regresó y donó su medalla.

Esta vez el etíope pudo festejar a pleno.

"Me alegro de haber llegado primero y de la fuerza de Boston", declaró Desisa.

El campeón del año pasado, el local Meb Keflezighi, se ubicó octavo.

Dos años después del atentado, la carrera pareció volver a la normalidad, aunque a lo largo del recorrido abundaron los carteles que decían "Boston Strong" (Con la fuerza de Boston). Dio la impresión de que hubo menos público que el año pasado, en parte por las temperaturas inusualmente bajas, en torno a los siete grados centígrados (45 Fahrenheit), acompañadas por fuertes vientos y lluvia.

Muchos de los corredores lucieron mangas largas y guantes.

La prueba femenina se decidió en los últimos metros, en los que Rotich se despegó de sus rivales. Deba se retrasó primero y dejó que Rotich y Dibaba decidiesen el pleito. Las dos corrieron a la par los últimos 400 metros, alternándose en la punta, hasta que le primera se despegó de su rival.

"Al llegar a la última curva y ver la meta, me dije 'hay que jugarse, no voy a dejar escapar la victoria''', comentó Rotich, quien le regaló a Kenia su quinto triunfo seguido en la rama femenina.

Rotich superó por cuatro segundos a Deba y por 10 a Dibaba.

La masculina parecía destinada a un final parecido, pero Desisa liquidó el pleito un poco antes de la recta final, dejando atrás a Tsegay y cruzando la meta con amplia ventaja.

Los dos ganadores cobrarán 150.000 dólares cada uno.

La estadounidense Tatyana McFadden se adjudicó por tercer año seguido la carrera femenina en sillas de ruedas. La prueba masculina fue para el local Marcel Hug.

Su compatriota Ernst van Dyk, quien buscaba su 11mo triunfo, llegó segundo.