AP - @MMDEPORTESMX
24 de octubre de 2016 / 05:52 p.m.

Lewis Hamilton logró la victoria que necesitaba para mantener vivas sus esperanzas de repetir como campeón en la Fórmula Uno, al imponerse el domingo en el Gran Premio de Estados Unidos por cuarta vez en cinco años.

El británico redujo a 26 puntos la ventaja de Nico Rosberg, su compañero en Mercedes, quien marcha como líder del campeonato, cuando restan tres carreras de la temporada.

"La batalla continuará. Iré por todo", aseguró Hamilton.

El alemán Rosberg finalizó segundo, delante del australiano Daniel Ricciardo, de Red Bull, para conservar una ventaja relativamente cómoda sobre Hamilton.

Rosberg no tiene que ganar ninguna de las últimas tres carreras restantes para conseguir su primer título de la F1, incluso si Hamilton las gana todas. Con dos segundos lugares y un tercero, el alemán se echará el cetro a la bolsa. Pero ello significa también que Rosberg no puede tener una mala carrera.

"Es una pena que no haya podido sacar la victoria" en Estados Unidos, lamentó Rosberg.

Hamilton largó primero y tuvo uno de sus mejores comienzos de la campaña, con lo que se enfiló a su séptimo triunfo en el año y el 50mo de su carrera.

El británico de 31 años consideró la carrera en Texas como el lugar perfecto para acercarse a Rosberg. Hamilton ha dominado el Circuito de las Américas desde que la pista abrió sus puertas en 2012, y su victoria de 2015 sobre Rosberg aseguró su segundo campeonato de la Fórmula Uno consecutivo.

Pero la temporada continúa la próxima semana en Ciudad de México, donde Rosberg ganó el año pasado.

Rosberg ha afirmado que no se conformará con asegurar un segundo sitio y tratará de ganar competencias en el último tramo de la campaña, mientras va en busca del primer título de su carrera con el que igualaría el campeonato logrado por su padre, Keke Rosberg, en 1982.

La pulseada entre los pilotos de Mercedes entra a un calendario de carreras que Rosberg dominó la pasada temporada, cuando encadenó victorias en México, Brasil y Abu Dabi. Sólo una vez esta temporada no pudo completar una carrera, y solo en otras cuatro no pudo subirse al podio.

Sin embargo, el domingo nunca tuvo una posibilidad real de llevarse la victoria. Rosberg trató de remontar en las últimas 10 vueltas para recortar cerca de cinco segundos a la ventaja de Hamilton, pero nunca amenazó con sacarle el triunfo.

"Yo me sentía bien pero tuve problemas para agarrar las curvas", aseguró Rosberg. "Perdí un poco (el control) al inicio pero lo di todo por regresar (a la pelea). Lo intenté a toda marcha hasta el final".

Hamilton había ganado solamente tres de sus ocho salidas previas desde la pole en la presente temporada, y ha tenido malas salidas todo el año. Finalmente arrancó en la punta sin problemas.

"Me preocupó durante toda la carrera que el auto no fuera a lograrlo... hasta la meta", afirmó Hamilton.

El alemán Sebastian Vettel, de Ferrari, terminó en el cuarto lugar, seguido por los españoles Fernando Alonso, de McLaren Honda, y Carlos Sainz, de Toro Rosso Ferrari.