JOSÉ MANUEL VILLALVA - @ELPEPESPORTS
13 de diciembre de 2015 / 08:32 p.m.

Todo es perfecto para las Panteras de Carolina pero no todos sus aficionados están contentos.

Como ya sea ha vuelto una tradición en los partidos de las Panteras, después de una anotación van y entregan un balón a uno de los niños del público. Pero una mamá se molestó cuando a su hijo no le tocó balón y empezó a lanzar codazos tras el pase de Cam Newton a Ed Dickson.

Para esa mamá parece no ser suficiente el que su escuadra apaleó 38-0 a Atlanta, que llegaron a marca de 13-0 y ya aseguraron descansar en la primera ronda de los playoffs.