TOMÁS LÓPEZ
12 de octubre de 2016 / 09:28 p.m.

Aunque en el papel parece que tienen el partido menos complicado del calendario, los Auténticos Tigres muestran la misma intensidad en los entrenamientos para enfrentar este viernes a los Pumas de Acatlán.

En la práctica de este miércoles el equipo trabajó enfocado en lo que puede ser una ofensiva de último minuto, con jugadas en serie, manejo del reloj “azotando” el balón en el momento indicado e intentando goles de campo de diferentes distancias.

“Sabemos que no hay rival débil, no podemos menospreciar a nadie y la verdad es que realmente nosotros mismos nos hemos complicado algunos partidos o sea que podemos esperar de todo”, señaló el receptor, Mario Rubio.

“Obviamente nos estamos preparando para cualquier situación y estar listos para el partido”.

Los Tigres marchan en el primer lugar del grupo fuerte de la Onefa con marca de cuatro ganados y uno perdido.

Pumas Acatlán tiene tres triunfos y dos derrotas en el Grupo Blanco. El año pasado los Auténticos se llevaron el triunfo 45-3.

“En lo personal no estoy tan conforme pero estamos bien, estamos confiados en nuestro equipo y trabajando para lograr mejores resultados…la temporada va avanzando y ahí vamos creo que bien hasta ahora”, declaró el defensivo, Sergio González.

En la parte final del entrenamiento, el coordinador defensivo, Jorge Valdez, puso a los jugadores de su unidad a realizar un ejercicio físico extra como parte de la exigencia que les pide para no caer en excesos de confianza.