CORTESÍA LA AFICIÓN - @MMDEPORTESMX
19 de agosto de 2016 / 10:53 a.m.

Durante la marcha de los 50 kilómetros, se dio otro gran gesto deportivo, tal y como sucediera con las corredoras hace unos días con la neozelandesa Nikki Hamblin y la estadunidense Abbey D'Agostino en la prueba de los 200 metros planos.

Cuando la marcha estaba alrededor del kilómetro 35, el francés Yohann Diniz quien llevaba una ventaja de casi minuto y medio al pelotón, cuando tuvo que dejar la prueba por problemas estomacales, además de la deshidratación debido al calor sofocante y la humedad en la competencia; fue cuando, el canadiense Evan Dunfee lo animó para que Diniz siguiera en la marcha, ya que el corredor galo, en sus dos participaciones Olímpicas anteriores, no terminó la cerrera en Beijing 2008 y en Londres 2012 fue descalificado.

Diniz, es el actual poseedor del récord mundial en la marcha de 50 kilómetros.

Minutos después, el francés volvió a desvanecerse de manera dramática; sin embargo, siendo ya su segunda caída y al tener un evidente mal estado físico, él decidió seguir adelante. Luego de un rato, se detuvo por tercera ocasión por calambres.

Yohann Diniz culminó la competencia en el octavo lugar de la clasificaión.