josé manuel villalva - @elpepesports
21 de octubre de 2015 / 08:19 p.m.

El mexicano Marco Estrada ha dejado su huella en la postemporada 2015 de las Grandes Ligas.

Estrada se convirtió en el primer pitcher de la Liga Americana en trabajar las primeras 6.2 entradas y enfrentar el mínimo de bateadores desde el juego perfecto de Don Larsen en la Serie Mundial de 1956.

Al permitir solamente una carrera en 7.2 entradas trabajadas, le salvó la campaña por el momento a sus Azulejos de Toronto. 

El manager John Gibbons cuando fue relevarlo del montículo tuvo una palabra para describir la actuación de Marco Estrada: "wow".

Estrada ya hizo todo lo que pudo para que la Serie de Campeonato regresara a Kansas City. Ahora sus compañeros tratarán de terminar la remontada para llegar a la Serie Mundial.