TOMÁS VÍCTOR LÓPEZ - @TOMASVICTOR10
30 de noviembre de 2016 / 10:44 a.m.

Más que una revancha, el partido por el campeón de campeones implica un reto para los Auténticos Tigres por enfrentar a unos Aztecas de la UDLA que han estado invictos durante el año, señaló Antonio Zamora.

El coach en jefe del equipo de la UANL dijo que han pedido a los jugadores salir a divertirse sin dejar a un lado el objetivo de ganar el último juego del 2016.

“Le dije a los chavos… verlo como revancha es enfermarnos y bloquearnos hacia ese concepto de querer ganar un juego que se perdió en temporada regular, creo que lo vemos más como un reto, como un objetivo que tenemos que cumplir, como una tarea pendiente que nos queda en el calendario”, indicó Zamora.

“A fin de cuentas es un juego nuevo, hace 10 semanas jugamos, era otro equipo, hay lesionados por los dos lados, entonces, creo que es más un reto es una revancha”.

Los Aztecas derrotaron en Puebla 35-7 a los Tigres en lo que fue el segundo partido de la campaña para los Auténticos.

En un primer gran paso para reunificar el futbol americano estudiantil, este año se acordó tener dos partidos “cruzados” entre equipos de las dos ligas y un juego final que enfrentara a los campeones de cada organización.

Los Tigres, bicampeones de la Onefa, recibirán el viernes a las 19:00 horas en el Estadio Gaspar Mass a los Aztecas de la Universidad de las Américas que tienen marca invicta de 11 triunfos consecutivos.

Toño Zamora admitió que el juego del viernes implica despedir con una victoria a los jugadores que dirán adiós al futbol, además de culminar un 2016 exitoso en todas las categorías para el programa de la UANL.

En la categoría Intermedia con Carlos Cabral como coach, comenzaron perdiendo los primeros tres juegos pero al final regresaron para levantar el trofeo de campeón.

En Juvenil también conquistaron el campeonato nacional de manera invicta, de la mano del coach, Edgardo Sánchez.

Y en Liga Mayor derrotaron el viernes pasado 20-16 a los Pumas CU para refrendar el título, en la temporada de debut de Zamora como head-coach.