ap - multimedios digital
29 de julio de 2015 / 12:26 p.m.

El dueño de los Patriots de Nueva Inglaterra, Robert Kraft, dijo el miércoles que se equivocó al confiar en la NFL en el caso sobre los balones desinflados y señaló que lamenta no haber apelado las sanciones contra el equipo.

Kraft criticó a la liga por la forma en que manejó el caso, un día después que el comisionado de la NFL Roger Goodell confirmó la suspensión de cuatro partidos de Brady.

Kraft indicó que acusación de la liga de que Brady destruyó su teléfono celular se suma a una serie de comunicados y filtraciones que tienen la intención de dañar la reputación de Brady y el equipo.

"Llegué a la conclusión de que esto nunca se trató de hacer lo que era justo", dijo Kraft. "Me equivoqué al confiar en la liga".

Brady fue suspendido cuatro partidos, mientras que el equipo fue multado un millón de dólares y perdió dos selecciones del draft después que la liga descubrió que se utilizaron balones inflados por debajo del nivel mínimo permitido en el partido contra los Colts por el campeonato de la Conferencia Americana.

Antes que Kraft y el entrenador Bill Belichick hablaran en la sede de los Patriots, Brady prometió apelar su suspensión y aseguró que "no hice nada mal, y tampoco lo hizo nadie en la organización de los Patriots".

En sus primeros comentarios un día después que Goodell confirmó su castigo, Brady también negó haber destruido su teléfono celular para evitar que cayera en manos de los investigadores de la liga.

"Insinuar que destruí mi teléfono para evitar dar a la NFL la información que solicitó es completamente erróneo", dijo el quarterback. "No hay ninguna prueba incriminatoria y esta polémica es fabricada para ocultar el hecho que no tienen ninguna evidencia sobre conducta impropia".

Brady se defendió enérgicamente en una publicación en su página de Facebook, en la que asegura que colaboró con la pesquisa excepto cuando sus acciones hubiesen sentado un mal precedente para sus colegas del sindicato de jugadores.

"Respeto la autoridad del Comisionado, pero él también tiene que respetar (el convenio laboral) y mis derechos como un ciudadano privado", escribió Brady. "No permitiré que se imponga un precedente de disciplina injusta para otros jugadores de la NFL sin dar la pelea".

Buena parte de la publicación explica el cambio de celular de Brady, que según Goodell es evidencia de que el quarterback no quería cooperar. Brady dijo que reemplazó un teléfono roto sólo después que sus abogados le dijeron que la liga no podía tenerlo.

"Más importante es que nunca escribí, mensajeé, o mandé correos a nadie en ningún momento, y no se habló sobre nada relacionado con la presión de aire de los balones en el partido por el Campeonato de la AFC en enero", escribió.