AGENCIAS
30 de diciembre de 2015 / 04:34 p.m.

El argentino Lionel Messi marcó su gol 425 en su partido oficial 500 con el Barcelona, el uruguayo Luis Suárez añadió su 14to y 15to del campeonato y el equipo azulgrana aplastó por 4-0 al Betis el miércoles para cerrar su glorioso 2015 como líder de la liga española y con nuevo récord de dianas en un año calendario: 180.

"Fue un año espectacular y queríamos acabar de esta manera. Fue un partido raro. Decían que tras ganar el Mundial de Clubes, estos partidos cuestan, pero lo sacamos y empezamos bien el 2016", comentó tras el choque Messi, quien aspira a conquistar su quinto Balón de Oro en enero. "Complicado mejorar 2015, pero lo intentaremos. Tenemos ilusión y ganas".

Horas antes e impulsado por la entrada en escena del también argentino Angel Correa, el Atlético de Madrid consiguió la victoria por 2-0 en cancha del Rayo Vallecano, así como los mismos 38 puntos del Barsa, que tiene un partido pendiente por aplazamiento; aunque el equipo rojiblanco ejerce de escolta al presentar peor balance goleador.

Tercero con 36 unidades por la 17ma fecha figura el Real Madrid, igualmente vencedor, aunque de local y por 3-1 ante la Real Sociedad, gracias a Cristiano Ronaldo, quien falló un penal antes de redimirse con un doblete.

Messi provocó la pena máxima que abrió el marcador en favor del Barsa al chocar con el arquero Antonio Adán y quedar momentáneamente conmocionado. Neymar, quien figura como segundo máximo realizador junto con Cristiano con 14 dianas por las 15 de Suárez, también falló desde los 11 metros pero, en su intento de despeje, Heiko Westermann empujó la pelota a la red para gol en contra a los 29 minutos.

El astro rosarino, ya recuperado, subió el segundo tras sedosa combinación con Neymar y remate de derecha a los 33 y celebró el tercero de Suárez (46) nada más iniciarse la segunda mitad, cuando el uruguayo definió con frialdad un mano a mano con el arquero tras recuperación avanzada y asistencia de Sergio Busquets. Con ese gol, el Barsa superó el récord de 178 goles en un año calendario que ostentó el Madrid en 2014.

El último tanto fue pura fantasía, en tránsito iniciado por Neymar y prolongado y finalizado por Suarez (83) tras asistencia virtuosa del brasileño, amortiguador del balón con el taco, quedando este a merced del remache del uruguayo.