notimex
9 de septiembre de 2015 / 11:12 p.m.

De la mano de Gustavo Ayón, México derrotó esta noche y le quitó lo invicto a Argentina por 95-83, aunque ambos equipos se enfrentarán de nueva cuenta el viernes en las semifinales de este torneo, por el pase directo a los Juegos Olímpicos Río 2016.

En medio de la locura en el Palacio de los Deportes, los mexicanos hicieron lo que parecía imposible: ser los primeros en derrotar a los argentinos, que llevaban siete victorias al hilo en el Campeonato de las Américas FIBA 2015.

El primer enceste del juego fue un triple de Francisco Cruz y el segundo una retacada de Gustavo Ayón, para prender más a los aficionados, sedientos de un triunfo sobre los “pamperos”.

El capitán albiceleste Luis Scola como siempre en su estado natural de estrella, en tanto el tricolor Jorge Gutiérrez consiguió una magra ventaja de 11-10 con dos tiros libres, tras lo cual comenzó un duelo de poder a poder, que terminó junto con el primer cuarto, con ventaja de 26-20 para Argentina.

Otra vez la igualada, ahora a 28 unidades con un enceste de Gutiérrez, con 7:30 minutos por jugar en el segundo capítulo, y él mismo los puso arriba 30-28 con lance de dos, con 6:25 en el reloj.

La locura fue colectiva en la tribuna, donde incluso Alfredo Castillo, director general de la Conade, comenzó a gritar instrucciones, como un entrenador más entre los miles que se sintieron como tal esta noche en el Palacio de los Deportes.

A 2:07 minutos del final de la primera mitad, el argentino Nicolás Laprovittola registró un triple para igualar a 38 y los tricolores apenas triunfaron a la mitad del juego con un 45-42.

Las fallas ante el aro aparecieron en el bando mexicano con el inicio del tercer capítulo, pero luego se animaron con una retacada de Ayón en asistencia de Paul Stoll, quien después perdió el balón, lo que permitió a los sudamericanos ampliar a seis puntos su ventaja, que seguiría creciendo hasta llegar a 72-59 al terminar el periodo.

Pero el monstruo de mil cabezas del “Domo de Cobre” despertó con un alarido al ver a sus jugadores con la mira afinada ante el aro al inicio del último cuarto, para ponerse 72-77 a 6:42 minutos del final y luego un doblete de Ayón para un 78-79 a 4:59.

El grito de “¡sí se puede!” se escuchó como un estruendo y luego el “¡México, México!” y un doblete de Ayón puso el 83-83 con 2:47 por jugarse y el mismo “Titán” se plantó en la línea para el 85-83 a 2:20 del final.

Ayón colocó otras dos unidades en la canasta, dos más sobre la línea y luego cayeron más como en cascada para la diferencia final en medio de un gran festejo colectivo entre jugadores y aficionados.

Ayón brilló como una estrella en lo que parecía ser la noche más oscura del equipo mexicano, al registrar 38 puntos, 14 rebotes y cuatro asistencias.

Jorge Gutiérrez cooperó con 23 y Francisco Cruz con 21 para la causa local, mientras del bando de los sudamericanos el capitán Luis Scola puso 26 puntos en la canasta.