ap - multimedios digital
30 de julio de 2015 / 12:40 p.m.

Un cazador de Minnesota acusado de matar ilegalmente a un león protegido en Zimbabue dijo que pensó que todo lo relacionado con su viaje era legal y no fue consciente del estatus del animal "hasta el final de la cacería".

Walter Palmer emitió una declaración el martes a través de una agencia de relaciones públicas después de ser identificado por las autoridades zimbabuenses. Dijeron que Palmer es buscado por cargos de cacería furtiva, pero Palmer dijo que no ha escuchado de las autoridades zimbabuenses ni estadounidenses.

"No caí en la cuenta de que el león que maté era conocido y favorito en la localidad, que estaba marcado y era parte de un estudio, hasta el final de la cacería. Confié en la experiencia de mis guías profesionales locales para asegurar una cacería legal", dijo Palmer, un dentista de 55 años que vive en el suburbio de Minneapolis, Eden Prairie.

Palmer fue identificado el martes por la Fuerza Especial de Conservación de Zimbabue, la Asociación de Operadores de Safaris de Zimbabue y la policía del país como el estadounidense acusado de caza furtiva por matar con una ballesta al león Cecil.

Las autoridades locales alegan que el león fue sacado de un área protegida. Activistas zimbabuenses dicen que Palmer pagó 50.000 dólares por el viaje.

La muerte del león ha desatado indignación entre protectores de animales y otros, incluida la representante demócrata de Estados Unidos, Betty McCollum. En una declaración del martes, la diputada solicitó una investigación de la oficina de la fiscalía de Estados Unidos y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos para revisar si alguna ley estadounidense fue violada.

De acuerdo a registros de la corte de Estados Unidos, Palmer en 2008 se declaró culpable de hacer declaraciones falsas al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos sobre un oso al que mató con un arma de fuego en el oeste de Wisconsin. Palmer tenía permiso para cazar pero disparó contra el animal fuera de la zona autorizada en un hecho ocurrido en 2006 y después fingió que el animal fue cazado en otra parte, según los documentos judiciales. Se le sentenció a un año de libertad condicional y se le multó con 3.000 dólares.

Palmer tiene varias cacerías registradas con el club Pope and Young, en donde arqueros reportan cacería mayor en Norteamérica para la posteridad, dijo Glenn Hisey, el director de registros del club. Hisey dijo que no tenía acceso de inmediato a los registros que mostraran el tipo y número de animales cazados por Palmer, pero señaló que los registros del club incluyen cacerías legales "realizadas bajo nuestras reglas de oportunidad justa". Agregó que los registros nacionales de Palmer podrían verse afectados de encontrarse que hizo algo ilegal en el extranjero.