ap - multimedios digital
15 de junio de 2015 / 08:12 p.m.

Los Padres de San Diego destituyeron el lunes al manager Bud Black tras los altibajos durante una temporada que comenzaron con inmensas expectativos debido a una renovación a fondo del roster en el receso de invierno.

El equipo informó que inició de inmediato la búsqueda de un candidato interino para tomar las riendas por el resto de la campaña.

Con una foja de 32-33, San Diego se ubica en el tercer puerto de la División Oeste de la Liga Nacional, donde se libra una apretada lucha. Los Padres nunca llegaron a los playoffs bajo la gestión de Black, quien tomó las riendas en 2007, cuando Bruce Bochy se marchó para dirigir a los Gigantes de San Francisco.

Dave Roberts, el coach de banca, recibió la encomienda de dirigir a los Padres durante el juego del lunes, cuando recibían a Oakland, en el comienzo de una serie de dos duelos en el Petco Park.

Black heredó un jardín totalmente renovado tras la reestructuración emprendida en el receso entre temporadas. Uno de los recién llegados, Matt Kemp, consideró que este era el mejor jardín de las Grandes Ligas.

Los tres nuevos guardabosques llegaron mediante canjes, en un invierno en que el gerente general A.J. Preller se mostró muy activo. Todos esos canjes se pactaron en un periodo de 48 horas: Kemp llegó procedente de los Dodgers, campeones defensores del Oeste; Wil Myers, Novato del Año de la Liga Americana, arribó desde los Rays, y Justin Upton dejó las filas de Atlanta.

Asimismo, Preller adquirió al receptor estelar Derek Norris, en un canje con Oakland, y coronó el productivo invierno haciéndose de los servicios del lanzador James Shields, agente libre, con un convenio por cuatro años y 75 millones de dólares.

Black, de 57 años, tiene una foja de 649-713 como piloto. Se le nombró el Manager del Año de la Liga Nacional en 2010, luego de guiar a los Padres a un récord de 90-72, la mayor cantidad de triunfos de San Diego desde que impuso una marca de la franquicia, con 98 en 1998.

Pero los Padres perdieron el título divisional en el último día de la temporada, al caer ante los Gigantes de San Francisco, que terminaron ganando la Serie Mundial.

Los Padres no han tenido una campaña con foja ganadora desde entonces. El año pasado, quedaron 18 juegos debajo de Los Ángeles en el Oeste. Black estaba en el último año de su contrato.

Roberts, de 43 años, jugó por última vez con los Gigantes en 2008. Ha sido un ejemplo positivo para los Padres desde 2010, cuando se reincorporó a la organización.

Libró con éxito una batalla contra un linfoma desde 2010. El problema se detectó durante un examen físico antes de su contratación.