MIGUEL BOADA NÁJERA - CORTESÍA LA AFICIÓN 
27 de marzo de 2016 / 05:11 p.m.

El sábado sus bats fueron totalmente apagados y fue hasta la novena entrada cuando se quitaron la blanqueada. Este domingo simplemente aplastaron a los Astros con 20 carreras y 17 imparables.

Un domingo beisbolero en la capital donde los Padres trabajaron con todo a la ofensiva y así se van de México con un triunfo, mientras la afición que asistió al parque capitalino disfrutó del regreso de MLB.

El Estadio Fray Nano volvió a lucir varias butacas vacías debido a los precios de los boletos, la reventa y la dificultad para estacionarse, pero aun así, el ambiente fue festivo con la tarde jonronera de los Padres.

Tres cuadrangulares en el primera tanda, uno en la sexta y otro en la séptima formaron la fiesta donde los californianos anotaron 21 veces, una tarde donde también tuvieron participación en el resultado, encabezado por Leo Heras, quien se fue de 4-3, con dos anotadas y dos empujadas, como séptimo en el line up.

"Fue un día largo porque el abridor no trabajó mucho, eso nos hizo mover el bullpen desde temprano y tuvimos que usar más lanzadores de los pensados", afirmó AJ Hitch, manager de los Padres. "Aun así disfrutamos mucho estar aquí, nos gustaría tener la oportunidad de volver y yo recomendaría a los otros equipos. Me gustaría que los fans vieran más a los Astros, somos un equipo divertido de ver, tenemos muchos jugadores que dan un buen show, Houston no está tan lejos de México, así que nos gustaría tener más apoyo".

Los Padres decidieron llevar una pólvora distinta para el Juego 2 de la serie frente a los Astros y está explotó inmediatamente. Primera entrada, 14 bateadores, siete hits, tres jonrones y nueve carreras, así atacaron los californianos.

El abridor Brady Rodgers salió con bola jonronera y el primero que lo castigó fue Jabari Blash, con un estacazo de tres carreras, luego fue Adam Rosales quien siguió la fiesta con un vuelacercas de dos rayitas y cerró Jon Jay con el tercer HR, éste con dos a bordo. Todavía vino un hit productor de Yangervis Solarte.

Tras esa entrada de 44 minutos, el juego tomó su velocidad normal, aunque San Diego no dejó de visitar en plato en la segunda y tercera tanda, una vez en cada inning, para pintar un 11-0 en la pizarra al terminar el primer tercio.

"Cada vez que tienes una entrada con tres jonrones, es algo bueno, pero también nos emocionó ver los toques de bola, algo que también vamos a utilizar en la temporada", explicó Andy Green,

El abridor mexicano César Vargas cumplió en esta apertura que le dieron los Padres al trabajar esos tres innings sin admitir carrera, con dos bases por bolas y cinco ponches.

"Es una posibilidad real verlo pronto en Grandes Ligas porque se enfrentó a un line up muy fuerte, sólido, se vio relajado y lo resolvió bien. Hoy se lució con su cutter, que le funcionó muy bien, no muchos lo tienen y a él le está funcionando muy bien y le puede ayudar", explicó el manager de los Padres.

Astros se quitó el pesado cero en la cuarta tanda, donde el tijuanense Leo Heras ayudó, al dar doblete que puso en tercera a Colin Moran, quien anotó con rola de Tony Kemp.

Después los Astros timbraron tres veces en la sexta para el 11-4 pero siguió funcionando la artillería californiana, quien con una en ese sexto capítulo y ocho en la séptima para alcanzar la doble decena.

En cuanto a los otros mexicanos, Luis Urías se fue de 5-2 con par de anotaciones y dos producidas, Ricardo Valenzuela de 5-1 con una anotada y dos empujadas, José Ureña de 1-0, Fernando Pérez de 2-1 con una anotada y Alan García de 2-1.

El regreso de MLB a México dejó un triunfo para cada bando con 38 carreras anotadas y ocho jonrones, y ahora hay que esperar a conocer el siguiente paso en este proyecto de Grandes Ligas con México.