Tomás López
23 de agosto de 2016 / 08:42 p.m.

La Serie Mundial ganada por los Niños Campeones de 1957 fue un parteaguas en el programa de Ligas Pequeñas porque ese logro llevó el sistema del beisbol infantil de Williamsport a muchos países, señaló José Maiz García.

Al cumplirse el 59 aniversario de la hazaña, el presidente de los Sultanes recordó en el Telediario del arquitecto Héctor Benavides el título ganado por el equipo regiomontano de la Liga Industrial.
“Fue algo inolvidable el haber participado con este equipo tan bonito…en aquel tiempo como tú sabes no se podía perder, anduvimos más de un mes por allá jugando, fueron 13 partidos, gracias a Dios nos tocó ganar todos”, recordó Maiz García.

“El penúltimo juego fue bastante difícil, ese lo ganó Enrique Suárez con un juegazo 2-1 y luego al día siguiente fue el juego perfecto de Angel Macías que fue pues el único juego perfecto en una final hasta la fecha, o sea, han pasado 59 años y no se ha repetido”.

Pepe Maiz recordó que en 1997 estaban celebrando el 40 aniversario del campeonato ganado en Williamsport, justo el mismo día que los Vaqueros de la Linda Vista conquistaron el campeonato para Nuevo León por tercera ocasión en la historia.
“Ese fue un parteaguas para todo el beisbol de Ligas Pequeñas porque de ahí partió el beisbol de Ligas Pequeñas hacia oriente, es decir, hacia Corea, Japón, China, Taiwán, y por otro lado al resto de Latinoamérica, a Venezuela, Puerto Rico, todas las Antillas y todo el Caribe”, declaró el ahora dirigente de Pequeñas Ligas.

“Creo que la hazaña del juego perfecto ahí va perdurar porque lo más que se puede hacer es igualarla, no puede superarse, y te diré que fue tan perfecto ese juego que ninguna pelota salió del cuadro… fueron 11 ponches y siete rolas y elevados al cuadro”.
Agregó que los jardineros Enrique Suárez, en el prado central; Rafael Estrello que estaba en el derecho, y él que estaba en bosque izquierdo pudieron haber estado sentados porque ninguna pelota salió al out field.