ASSOCIATED PRESS
26 de abril de 2016 / 04:37 p.m.

Peloteros cubanos debieron pagar 15 millones de dólares para salir furtivamente de la isla a una organización dedicada el tráfico de personas que operaba desde Miami, según fiscales federales.

Los métodos de la organización incluyeron el uso de documentos e identidades falsas y travesías a escondidas en botes a México, Haití y la República Dominicana.

Estos detalles trascienden tras darse a conocer el contenido del auto de acusación contra tres individuos, describiendo el contrabando de 17 beisbolistas cubanos, entre ellos José Abreu de los Medias Blancas de Chicago y Leonys Martín de los Marineros de Seattle. Los contrabandistas solían apoderarse de un porcentaje del contrato de Grandes Ligas que el jugador acababa firmando con un club.

La acusación identifica a Bartolo Hernández, un agente de deportistas con residencia en Weston, Florida, y cuyos clientes incluyeron a Abreu. También se encuentra Julio Estrada, un socio de Hernández que dirige la agencia Total Baseball Representation y Training en Miami; y el ciudadano haitiano Amin Latouff, de Puerto Príncipe, quien sigue en Haití. Los tres fueron acusados por delitos de conspiración y traslado ilegal de inmigrantes a Estados Unidos.

Estrada, quien fue detenido la semana pasada, se declaró inocente y se encuentra en libertad mediante una fianza de 225.000 dólares. Hernández se declaró inocente al ser acusado en febrero y también está libre bajo fianza.

La abogada de Estrada, Sabrina Puglisi, respondió en un correo electrónico el martes que nunca ha estado involucrado en el tráfico ilegal de personas.

"Siempre ha estado pendiente de sus jugadores, preparándoles para que puedan hacer realidad su sueño de jugar en MLB en Estados Unidos", dijo Puglisi.