MICHEL CRUZ | CORTESÍA LA afición
28 de abril de 2016 / 05:40 p.m.

El Draft de la NFL está a punto de empezar. Durante este evento, los equipos que conforman la liga se preparan a través de expertos para elegir a los potenciales nuevos rostros del futbol americano
profesional.

Nombres como Carson Wentz y Jared Goff suenan como algunos de los favoritos para perfilarse como las próximas estrellas en el emparrillado. Muchas de estos jóvenes talentos cargan una enorme responsabilidad en sus hombros, por lo que es común que muchos de ellos fracasen en el intento, situación que puede costarles enormes cantidades de dinero a las franquicias que arriesgaron mucho por elegirlos.

Esta es una selección de jugadores que a pesar de levantar tanta expectativa, simplemente no pudieron con la presión y no llegaron a pertenecer a la "crema y nata" del deporte de las tacleadas.

Todd Blackledge (Elegido en 1983)

Elegido con la séptima selección global por los Jefes de Kansas City, este mariscal de campo perteneció a la misma generación sus legendarios compañeros John Elway, Dan Marino y Jim Kelly. Sin embargo, nunca pudo probar las mieles de la gloria como sus contemporáneos, pues tras seis años de carrera se retiró con 29 touchdowns con 38 intercepciones, números nada espectaculares.

Tony Mandarich (Elegido en 1989)

Este tackle ofensivo, segunda selección global de 1989, fue elegido por los Empacadores de Green Bay después de que los Vaqueros de Dallas eligieran a Troy Aikman con la primera selección del Draft. El conjunto de Wisconsin eligió a Mandarich por encima de Barry Sanders, Derrick Thomas y Deion Sanders. A pesar de tener talento, el uso de esteroides y su eventual adicción a las drogas y el alcohol acabó con su carrera, la cual culminó en 1998 por una lesión en el hombro.

Ryan Leaf (Elegido en 1998)

Este mariscal de campo era junto con Peyton Manning uno de los mejores prospectos universitarios que se podían reclutar, por lo que las esperanzas que tuvieron los Cargadores de San Diego al ficharlo eran enormes. Todo eso se esfumó con el pobre desempeño de Leaf como novato. Además, sus problemas de actitud con la prensa y sus compañeros de equipo arruinaron lo que pudo haber sido una buena carrera tras únicamente cuatro años en la liga.

David Carr (Elegido en 2002)

La primera selección en la historia de los Texanos de Houston resultó ser la más vergonzosa de ellas. El mariscal de campo proveniente de la Estatal de Fresno fue contratado para ser la piedra angular de la entonces recién creada franquicia.

En cinco campañas con el equipo sureño, lanzó para 59 touchdowns y 65 intercepciones. Pasó por las filas de las Panteras de Carolina, los Gigantes de Nueva York, los 49ers de San Francisco y de regreso con los neoyorquinos, con quienes ganó Super Bowl XLVI en calidad de suplente de Eli Manning. Como dato, su hermano Derek Carr es el mariscal titular de los Raiders de Oakland y será quien dirija a la ofensiva californiana en el partido que se disputará en el Estadio Azteca.

JaMarcus Russell (Elegido en 2007)

Quizás la mayor decepción en la historia del Draft. Elegido con la primera selección global con un contrato de 61 millones de dólares, el egresado de la Estatal de Luisiana sólo inició como titular durante 2008 y 2009. Ganó siete de los 25 partidos que jugó.

Ni siquiera sus números lo ayudan: 18 pases de anotación contra 23 entregas. Su mal nivel se debió en parte a su mala actitud dentro y fuera del campo.

Aún cuesta creer que los Raiders de Oakland dejaron pasar a Calvin Johnson y Adrian Peterson, futuros miembros del Salón de la Fama, para fichar a este problemático jugador.