ap
17 de agosto de 2015 / 07:23 p.m.

Bruce Allen, presidente de los Redskins de Washington dejó en claro el lunes que el club no piensa cambiar su nombre aunque se convierta en un obstáculo político para la construcción de un nuevo estadio, ya sea en la capital de Estados Unidos o en cualquier otro sitio.

El equipo juega actualmente en el estadio FedEx Field, inaugurado en 1997 en Landover, Maryland, y explora sitios para nuevas sedes aún cuando su contrato de alquiler se vence hasta 2026.

En conferencia de prensa el lunes Allen dijo que los Redskins han platicado con representantes de los estados de Washington, Virginia y Maryland acerca de la ubicación de un nuevo estadio.

"Hemos tenido buenas conversaciones con todos y estamos comenzando con el diseño", dijo Allen, "pero todavía estamos en los preliminares".

Sally Jewell, secretaria del Interior de Estados Unidos, dijo en abril al alcalde de Washington, Muriel Bowser, que el Servicio de Parques Nacionales del Departamento del Interior de Estados Unidos, propietario del terreno donde se encuentra la antigua sede del equipo, el estadio Robert F. Kennedy, no aceptará un nuevo arrendamiento debido al nombre del club. El propietario de los Redskins, Dan Snyder, ha dicho que nunca cambiará el nombre del equipo.

Cuando se le preguntó por la posibilidad de que se revise esa decisión como forma de evitar que se convierta en un obstáculo para la construcción de un nuevo estadio, Allen respondió rápidamente: "No".

A principios de agosto un juez federal ordenó cancelar el registro de marca de los Redskins porque el nombre del equipo podría resultar peyorativo para los indígenas norteamericanos.

El fallo no prohíbe usar el nombre de Redskins pero retira las protecciones legales que involucran a una marca registrada federal.