TOMÁS VÍCTOR LÓPEZ - @TOMASVICTOR10
24 de marzo de 2016 / 11:51 a.m.

Con 44 años dentro de la organización, Arturo González es el pelotero más emblemático en la historia de los Sultanes.

El ex lanzador derecho comparte ahora sus experiencias y conocimientos con jugadores de primera firma en el equipo sucursal del Monterrey que compite en la Academia de El Carmen.

A los 60 años de edad, “El Rey” dice estar agradecido por la oportunidad de seguir siendo Sultán y de estar cerca de su familia.
“Bueno, fíjate que me siento muy afortunado y me siento contento de estar en esta nueva faceta... ya este es mi año 44 dentro del beisbol organizado y sobre todo creo que comenzar la temporada con los Sultanes es mi año 40”, expone Arturo.

“Estoy muy contento porque creo que la organización… ellos son los que necesitan y me mandan para acá, entonces creo que ahorita tenemos una tarea muy bonita de estar transmitiendo la experiencia de tantos años con los muchachos y hacer nuevos estrellas”.

Dice estar sorprendido por elementos de 16 o 17 años que registran una velocidad de 87 y 88 millas en sus lanzamientos.
Arturo González Mata es el pelotero que más años ha portado la camisola de Sultanes, con 27.

Tras comenzar su carrera como jardinero, Miguel Sotelo lo movió a pitcher para culminar una carrera que lo llevó al Salón de la Fama, con 232 juegos ganados y 169 perdidos.

En los Sultanes de los 70, fue compañero de una generación de peloteros formados en la sucursal donde estuvieron Alejandro Treviño, Héctor Heredia, Mercedes Esquer, Leonardo Valenzuela, Leo Clayton, Leo Rodríguez Jr y Juan Martínez, entre otros.

En la Costa, su carrera creció a la par de los zurdos Fernando Valenzuela y Angel Moreno, con los Mayos de Navojoa.

¿Siempre serás Sultán?
“Así es, creo que no tiene caso ir a otro lado porque ésta es la franela de mi carrea, de mis amores, desde que estaba niño que mi papá me llevaba a ver los Sultanes y a la cual pertenezco”, expresa González.

“No hay otra cosa con más valor que estar aquí y enseñar y ver a tu familia todavía, eso es muy importante ya que muchos jugadores, muchos coaches, el problema es que no ven a su familia en mucho tiempo y yo he sido afortunado en estar aquí en Monterrey, mi tierra, y mi equipo”.

Como todos los días, Arturo González dedica tiempo a un grupo específico de lanzadores jóvenes para corregir detalles de su mecánica, del momento de soltar la bola y de la concentración que deben tener para tirar el pitcheo indicado.

Sobre todo, les hace ver que ahora cuentan con apoyos, atención y comodidades que no se tenían cuando a él le tocó comenzar una carrera…que todavía tiene muchos episodios por delante.