ap - @mmdeportesmx
7 de septiembre de 2015 / 07:54 p.m.

Un gran putt de Rickie Fowler y un grave error de Henrik Stenson. Eso fue lo que marcó la diferencia el lunes, en la última ronda del Deutsche Bank Championship.

Fowler se recuperó de una desventaja de dos golpes con cinco hoyos por disputar, y embocó un putt a unos 12 metros del 14, para un enorme birdie. Durante el resto de su recorrido, evitó los errores para entregar una tarjeta de 68 golpes, tres bajo par, que le permitió triunfar por una diferencia de un impacto.

El estadounidense conquistó su tercer torneo de este año y avanzó al quinto lugar del ranking. No se le menciona todavía entre los tres golfistas más destacados de la campaña, pero está muy cerca.

Con el triunfo, tiene garantizado que figurará entre los cinco mejores de la Copa FedEx, con lo que aspira a la bolsa de 10 millones de dólares que se repartirá en el Tour Championship.

"Es muy especial ganar un torneo así, luchando", dijo Fowler.

Stenson fue segundo en un torneo de los playoffs de la FedEx por segunda semana consecutiva. Pero la derrota fue dolorosa.

El sueco tomó la delantera por tres golpes mediante un putt de unos cinco metros para birdie en el 10. Pero incurrió en un bogey en el 11, mientras que Fowler se apuntó un birdie.

En el 12, Stenson embocó un putt de unos 10 metros para birdie, y restituyó su ventaja de dos impactos.

Pero su tiro de salida hacia el 16, un par tres, se quedó corto. La pelota se fue al agua, lo que derivó en un doble bogey.

Fowler nunca volvió a darle la oportunidad de alcanzar, y definió el torneo con un par en el 18.

"Evidentemente elegí el palo equivocado en el 16. Traté de aprovechar el hierro 7 en el viento, pero la pelota se elevó un poco y ése fue el error crucial", reconoció Stenson. "Ese doble bogey me mató".

Charley Hoffman se reivindicó tras una ronda de 76 golpes. Logró un marcador de 67 para terminar solo en el tercer puesto.

El argentino Fabián Gómez fue el latinoamericano mejor colocado, con una ronda de 64 golpes y un total de 282, dos bajo par. Le siguieron el colombiano Camilo Villegas (69 y 281) y el mexicano Carlos Ortiz (76 y 287).