rubén almaguer | @r_almaguer690
16 de julio de 2017 / 09:09 a.m.

El diamante del estadio de beisbol Monterrey lucio un panorama distinto y ahora fue vestido con motores gigantes y camionetas que rugían máquinas que enamoraron a los regios.

El calentamiento consistió en una convivencia desde dos antes con los pilotos y también vivieron la experiencia de abordar la camioneta Hill Billy con Stwefani Cristensens al volante.

Posteriormente los pilotos de motocros llevaron una carrera de pilotos Tigres contra Rayados la cual ganaron los de la Pandilla llegando hasta el final tocando la bandera Movil Super.

El público rugió sentimientos del fondo de su corazón con la galería de los 10 pilotos que salieron al campo.

La chica Kailyn Migues de 22 años con su camioneta Jailbird fue la que enamoró los corazones de todos los hombres presentes, y también las mujeres tuvieron su forma de deleitar su pupila y con la variedad que fue acompañada con Darren Migues con Nityro Menage y junto al veterano Jack Koberna con Tuff ‘n uff

Uno de los corredores que enamoro y gano el título de Wilies en unas de las rutinas de acrobacia, fue Erik Swanson, quien arriba de Obsesed fue una de las camionetas que más sensación causó cuando se elevó las cuarto llantas aterrizando con dos neumáticos en forma paralela en las alturas cautivando a niños y adultos.

El motocross estuvo presente desde el principio y fueron los que marcaron la pauta entre cada uno de los concursos de circuito y fue cuando los pilotos que con sus piruetas robaron gritos de pasión cuando ejecutaban los saltos sobre la pista.

Unas de las activaciones que causó mucha emoción fue cuando las iluminarías del palacio Sultán se apagaron y fueron remplazadas cuando el diamante en sus gradas se convirtió en auténtico cráter, hecho donde se vio involucrado con una asistencia de más 27 mil aficionados con sus celulares en sus asientos además de la pirotecnia en el terreno.

Otra de las dinámicas que envolvió al público con mucha adrenalina fue cuando compitieron cuál era el más rápido sobre la pista y una ves más atractivas fue cuando Kailyn Migues  al
Mando de Jailbird compitió contra su novio Erwic Swanson con Obsessed, al final los hombres ganaron con Erik y obtuvo su segundo trofeo de la noche.

Fue así así como miles de familias abarrotaron las tribunas del Estadio de beisbol de los Sultanes con un lleno total y disfrutaron del poder y el rugir de las camionetas con Moster Showdown en su visita a la cuidad de Monterrey.