MARTHA CEDILLO | @MARTHACEDILLO
10 de septiembre de 2017 / 05:54 p.m.

El luchador regiomontano Roberto Alejandro Blanco acarició la medalla de bronce en el Mundial de la especialidad categoría Cadetes, efectuado en Atenas, Grecia.

Un último movimiento del ucraniano Vladislav Ostapenko ubicó al mexicano en el quinto sitio tras perder el combate por la definición de medallas.

Alejandro Blanco había defendido su posición en el colchón y aunque estaba abajo 3-0 consiguió un volteo de cabeza para ganarse cuatro puntos y ponerse arriba 4-3, pero el combatiente europeo lo pasó quedando el mexicano abajo y favoreciendo el marcador 5-4 para Ostapenko.

“Estamos muy orgullosos de su trabajo, este año le tocó ir sin su entrenador pero estuvimos en contacto con él y le puso corazón”, dijo Roberto Alejandro Esmerado, padre y entrenador del luchador regiomontano, quien no pudo asistir por falta de apoyo económico.

Explicó que en su lugar estuvo el entrenador Salvador Sifuentes, técnico del Estado de Nuevo León y quien ya ha dirigido al joven en otras competencias nacionales.

“A Chava lo conocemos desde niño, él entrenó conmigo en la Granja Sanitaria y fue a varias Olimpiadas”, informó Alejandro Esmerado.

El joven luchador mexicano ha ido mejorando en sus participaciones mundialistas. En el 2015 finalizó en la posición 11, para el 2016 ascendió al octavo puesto y en este 2017 estuvo cerca de las preseas al acabar en quinto sitio.

Para Roberto Alejandro Blanco éste es el último año en la categoría de cadetes (16-17 años). La medalla de oro fue ganada por el iraní Mehdi Eshghivasoukolaei que venció 6-0 al japonés Kanata Yamaguchi; el mexicano había perdido contra el iraní 9-0.

DP