AP
21 de octubre de 2016 / 06:54 a.m.

Aaron Rodgers lanzó para 326 yardas y tres anotaciones, y los Packers de Green Bay se aprovecharon de la improductividad ofensiva de los diezmados Bears de Chicago para imponerse el jueves por 26-10.

Rodgers acertó 39 de 56 envíos, e impuso un récord de la franquicia, de más pases completos en un partido. Fue el primer duelo de Green Bay sin su corredor Eddie Lacy, quien se encuentra lesionado.

"Movimos muchas piezas y conseguimos un triunfo muy satisfactorio en casa", destacó el entrenador Mike McCarthy.

Los Packers (4-2) recurrieron con eficacia a avances cortos durante buena parte de la noche, pero no pudieron llegar a las diagonales sino hasta que Davante Adams realizó la primera de sus dos recepciones de touchdown, a 9:11 minutos de que concluyera el tercer periodo, para poner el marcador en 13-10.

Rodgers y Adams se combinaron otra vez para un avance de cuatro yardas hasta la zona prometida, en la primera jugada del último cuarto. La diferencia aumentó entonces a 10 puntos.

Y no hubo ya reacción de los Bears (1-6), que perdieron al quarterback Brian Hoyer por una fractura en el brazo izquierdo, en el segundo cuarto.

La baja de Hoyer se suma a la de Jay Cutler, lastimado del pulgar de la mano derecha. A Chicago no le quedó más remedio que emplear a Matt Barkley, su tercer mariscal de campo.

Un ataque que ocupaba ya el 31er puesto de la liga en puntos lució peor que nunca. Barkley completó seis de 15 pases para 81 yardas, con dos envíos interceptados.

"Bueno, cuando pierdes a dos quarterbacks titulares, eso puede afectarte", dijo el entrenador John Fox. "No es un pretexto, sino una realidad".

Fox intentó optar por acarreos, pero eso tampoco funcionó. Green Bay ostenta la mejor defensiva por tierra.