josé manuel villalva - multimedios digital
25 de julio de 2015 / 02:33 p.m.

Nunca sabes hacia donde va a votar una pelota. En deportes como el beisbol es importante utilizar una copa. Eso probablemente ya aprendió Billy Burns de los Atléticos de Oakland. 

En el partido del viernes por la noche contra los Gigantes de San Francisco, un batazo de foul terminó golpeándolo en sus partes íntimas.

Al final del partido declaró "Me dolía hasta en el estómago al estar congelándolo constantemente. Nunca me había pegado tan exacto como esta ocasión y el dolor era terrible".

Los Atléticos está nombrando la lesión como una "contusión de testículo".