AP - @MMDEPORTESMX
14 de junio de 2016 / 10:09 a.m.

Max Scherzer estuvo tan afinado que pareció en camino a un nuevo juego sin hit o a recetar otra vez 20 ponches. O a ambas hazañas.

Scherzer retiró a sus primeros 16 contrincantes y terminó lanzando pelota de dos hits en siete innings con 11 ponches, para que los Nacionales de Washington vencieran el lunes 4-1 a los Cachorros de Chicago.

A medida que el pitcher fue retirando a los bateadores, el manager Dusty Baker comenzó a preguntarse si el derecho estaba en ruta a otro logro histórico.

"Si lo ha hecho una vez, uno sabe que puede conseguirlo de nuevo", dijo Baker. "Uno puede pensarlo. Yo no suelo hacerlo, pero lo pensé. Fue asombrosa la manera en que comenzó el juego. Sólo cometió un error".

El intento de Scherzer por lanzar el tercer juego sin hit en su carrera naufragó cuando había un out del sexto capítulo. Addison Russell encontró un lanzamiento con cuenta de 3-2 y depositó la esférica en las butacas del jardín izquierdo.

El otro bateador que consiguió embasarse frente a Scherzer (8-4) fue Anthony Rizzo, quien pegó un doblete en el séptimo episodio.

Frente al equipo con la mejor foja en las Grandes Ligas, Scherzer se convirtió en el 26to lanzador en la historia del béisbol en acumular 40 juegos con al menos 10 ponches. Ha ganado tres aperturas seguidas y ha permitido sólo tres carreras en 22 innings.

Y en cierto modo, el as cobró venganza ante los Cachorros, que le hicieron siete carreras en cinco innings el 6 de mayo en el Wrigley Field. Chicago propinó entonces una barrida en la serie de cuatro duelos.

"Lo recuerdo", dijo Scherzer. "Me golpearon la última vez y yo quería enfrentarlos de nuevo".

El mes pasado, Scherzer recetó 20 ponches en una victoria sobre Detroit. Ahora abanicó a nueve de sus primeros 10 contrincantes y le despachó tres ponches a Dexter Fowler.

Kyle Hendricks (4-6) recibió cuatro anotaciones y seis incogibles en cinco entradas y un tercio.

Shawn Kelley sacó cinco outs para acreditarse su primer salvamento.