AP - @MMDEPORTESMX
19 de octubre de 2016 / 10:43 a.m.

Catorce meses después de ser rescatado de un equipo de ligas independientes en Long Island, Rich Hill dio a los Dodgers una ventaja de 2-1 en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Hill toleró dos imparables en seis innings, el cubano Yasmani Grandal sacudió un cuadrangular de dos carreras en el cuarto episodio, y Los Ángeles blanqueó el martes 6-0 a los Cachorros de Chicago.

"Sabía que iba a haber una oportunidad de volver a las Grandes Ligas siempre y cuando me sintiera saludable y fuerte", dijo Hill. "Fue sólo perseverancia, eso. Seguí intentando sin importar lo que ocurriera, aunque otros pensaran que estaba a punto de darme por vencido. Nunca sabes, esa próxima puerta que abres puede ser la que marca la diferencia".

El abridor de los Dodgers superó en el duelo a Jake Arrieta, el último ganador del trofeo Cy Young en la Nacional. Así, los Cachorros fueron blanqueados en duelos consecutivos, algo que no les había ocurrido en toda la campaña.

Chicago, líder de las mayores con 103 triunfos en la temporada regular, es considerado desde hace meses el favorito para coronarse en la Serie Mundial, algo que no consigue desde 1908. Pero se ha mostrado improductivo con el madero en el momento más inoportuno.

"Más que nada, creo que necesitamos anotar un par de carreras y pegar hits pronto para sentir que estamos de regreso", opinó el piloto de los Cachorros, Joe Maddon. "Obviamente, cuando no anotas carreras, todo es más difícil".

En los últimos dos juegos, conectaron sólo seis hits, de los que cinco han sido sencillos.

Los Dodgers se impusieron 1-0 en el segundo juego de la serie. Han endilgado blanqueadas consecutivas por primera vez en playoffs en toda su historia.

Grandal se había ido de 5-0 con tres ponches ante Arrieta en su carrera, pero en la cuarta entrada, con dos outs, encontró un lanzamiento con cuenta de 3-2 y envió la pelota a un pasillo que está frente al graderío del jardín derecho.

Con el garrotazo anotó Josh Reddick, quien había conectado un sencillo y se robó la segunda y la tercera base. Los Ángeles tomó la ventaja por 3-0.

Hill lanzó seis innings sin tolerar anotación. En agosto de 2015, se le relegó al equipo de los Ducks, de la Liga del Atlántico.

Esta vez, recibió dos inatrapables, recetó seis ponches y otorgó un par de boletos. Joe Blanton, Grant Dayton y Kenley Jansen finalizaron el trabajo.

Dos zurdos han abierto juegos consecutivos por los Dodgers en la serie.

Para el cuarto juego, el encargado de subir a la lomita por los Dodgers será el novato mexicano Julio Urías. A sus 20 años y 68 días, se convertirá el miércoles en el abridor más joven en la historia de la postemporada.

"Él no está asustado en este momento", dijo Corey Seager, otro novato de los Dodgers. "No tiene miedo de nada".

John Lackey será el abridor de Chicago.

Hill fue adquirido a Oakland, junto con Josh Redick, el 1 de agosto, la fecha límite para realizar canjes. El pitcher de 36 años tuvo problemas con una ampolla en el dedo medio de su mano de lanzar, y estuvo en la lista de los lesionados desde mediados de julio hasta finales de agosto.

La ampolla siguió molestándole en las últimas semanas de la campaña regular, y el manager de los Dodgers, Dave Roberts, lo retiró tras siete innings perfectos ante Miami, el 11 de septiembre.

El martes, lució desde el comienzo ante uno de sus antiguos equipos. Retiró a sus tres rivales para comenzar el juego y llegó a sacar ocho outs seguidos.

Ha tolerado una carrera en 23 innings durante cuatro aperturas como local por los Dodgers, con lo que ha colocado su efectividad en 0.39.

"Hizo el cambio de velocidad, la curva y la recta. Los confundió durante toda la noche", destacó Roberts.