MARTHA CEDILLO  | ENVIADA ESPECIAL
31 de julio de 2018 / 07:45 a.m.

Todo estaba que Mexico se decidiera y encontrara la portería contraria para que revalidara su título de hace cuatro años, ahora al ganar 3-1 a Costa Rica y el oro del fútbol femenil de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.

La selección azteca llegó como amplio favorito a su cotejo final y cumplió con creces al brindar un excelente partido y sin desesperarse en ningún momento pesar de que el gol cayó primero por parte de Costa Rica.

México tuvo su primera opción con la María Sánchez al minuto cuarto, pero el balón no llegó a su cometido.

Al 11, Gabriel Guillén tira y la portera mexicana Aurora Santiago se barre peligrosamente ganándose la tarjeta y provocando el penal.
Katherine Alvarado logra burlar a la guardameta mexicana para el 1-0 en favor de las ticas.

México siguió intentando por varias ocasiones y aunque armaban toda la jugada el balón se negaba a entrar a la portería enemiga.

Al 28, Charlin Correa recorre el balón desde su cancha y en duelo solitario vence a la defensa costaricense pero falla en su tiro desesperado.

Los equipos se fueron al descanso de medio tiempo con el marcador en favor de Costa Rica, algo que no preocupó al representativo de México.

El choque de la portera la obligó ir a la banca con el brazo izquierdo inmovilizado, pero Bianca Henninger hizo buen trabajo cubriendo el arco tricolor

Roberto Medina mandó el cambio natural. Nayeli Rangel dejó su lugar a Yamilé Franco en una permuta que le había funcionado.

Tras insistir finalmente cayó el gol para Charlin. Al minuto 59 en pase cruzado de Robles la jugadora del Levante pegó tremenda izquierda para empatar el partido.

E inmediatamente vino el 2-1 con el tiro de esquina de Robles y sin que nadie tocara el balón entró a la portería que defendía la costaricense María Bermúdez.

Todo estaba que México se destapada, al 62’ cayó el tercero con Katlyn Johanson con pase cruzado de Robles que brindaba su excelente técnica.

Costa Rica intentó con dos cambios, pero no le fueron suficientes para parar el ímpetu de las mexicanas que las puso como bicampeonas centroamericanas en Barranquilla 2018.

SR