ap - multimedios digital
1 de septiembre de 2015 / 01:03 a.m.

Posibles rivales que no sobrevivieron al envite inicial. Una primera oponente que salió a jugar lesionada.

Para Serena Williams, el recorrido en el Abierto de Estados Unidos para completar el Grand Slam en el año ha quedado más asequible.

Serena Williams

Su duelo contra la rusa Vitalia Diatchenko fue desigual, esencialmente un calentamiento de exiguos 27 minutos para la número uno del mundo. Diatchenko optó por abandonar cuando perdía 6-0, 2-0 y luego explicó que se lastimó cuando realizaba ejercicios previo al partido.

En la noche del lunes en Nueva York, Williams se llevó 32 de los 37 puntos que disputó contra la 86ta del ranking.

"Le he dicho que estaba orgullosa de ella, por haberse presentado e intentar este esfuerzo cuando estaba lesionada", señaló Williams, entrevistada a pie de cancha.

"Mucho dolor, para dar cada paso", dijo Diatchenko en una rueda de prensa en la que se presentó caminando con una bota protectora.

La siguiente rival de Williams será la holandesa Kiki Bertens, la 110 del ranking cuya mejor actuación en una de las grandes citas del tenis fue la cuarta ronda del Abierto de Francia el año pasado. Bertens sumó su segunda victoria en el US Open tras vencer 3-6, 6-4, 6-2 a la croata Mirjana Lucic-Baroni.

Campeona en las pistas duras de Australia, la arcilla de Roland Garros y el césped de Wimbledon, Williams busca consagrarse en el cemento de Flushing Meadows para convertirse en la primera jugadora —hombre o mujer— desde Steffi Graf en 1988 que acapara los títulos de los cuatro grandes en una misma temporada.

Como se plantean las cosas, sin pisar la pista, Williams encara una ruta hacia la final en la que no le tocaría medirse contra ninguna Top 10.

Y es que cuatro de las 10 primeras preclasificadas empacan maletas: la serbia Ana Ivanovic (7), la checa Karolina Pliskova (8) y la española Carla Suárez Navarro (10) perdieron el lunes. Un día antes, la rusa Maria Sharapova (3) se retiró por lesión. Todas figuraban en el sector de la llave donde aparece Williams.

"No soy alguien que se pone a mirar los cuadros", dijo Williams. "Que pase lo que tenga que pasar".

Un año después de desembarcar en su primera final de un Grand Slam, Kei Nishikori no pudo sobrevivir al primer día en su retorno a las pistas azuladas.

El japonés Nishikori, cuarto preclasificado, no supo aprovechar cuatro match points en el desempate del cuarto set y acabó perdiendo el lunes 6-4, 3-6, 4-6, 7-6 (6), 6-4 ante Benoit Paire, un francés situado en el 41er puesto del ranking mundial.

El año pasado en Flushing Meadows, Nishikori hizo historia al convertirse en el primer varón asiático en alcanzar la final de un grande, perdiendo en sets corridos ante Marin Cilic. Ahora, es en el primer finalista del torneo masculino del US Open desde 1999 que pierde en el debut al año siguiente.

"Me costó entrar en ritmo", dijo Nishikori. "Me complicó con tantos 'drop shots' y sacando muy bien".

El cuarto cabeza de serie insistió que físicamente estaba bien al responder sobre si una dolencia reciente en la cadera provocó su derrota.

Paire exhibió mejor resto físico para el esfuerzo de 3 horas y 14 minutos en condiciones de mucho calor y pegajosa humedad.

Talentoso tenista dueño de una volátil personalidad, Paire obtuvo su primera victoria con un rival situado entre los cinco primeros del ranking.

"Cuando vi el cuadro y salió que me tocaba Kei, me dije: 'qué mala suerte', indicó Paire. "Pero tampoco era que me tocaba jugar con un Roger Federer. Contra Kei, sabía que podía jugarle".

El croata Cilic, por su parte, eliminó 6-3, 7-6 (3), 7-6 (3) al argentino Guido Pella.

"Su gran ventaja fue la experiencia en los puntos clave", dijo Pella, el 94to del ranking, que debió superar la fase previa para entrar al cuadro principal. "Te mete presión con toda clase de tiros. Muy complejo, la verdad".

Más expedito fue el trámite de Novak Djokovic, el máximo preclasificado del certamen, que necesitó 71 minutos para despachar 6-1, 6-1, 6-1 al brasileño Joao Souza.

Dentro del contingente latinoamericano, el uruguayo Pablo Cuevas superó 6-2, 3-6, 6-4, 6-1 al israelí Dudi Sela; y el colombiano Alejandro González cayó 6-4, 6-0, 6-4 ante el serbio Filip Krajinovic.

La colombiana Mariana Duque-Mariño sorteó la primera ronda del torneo por primera vez desde 2008 al ganarle 6-3, 6-1 a la estadounidense Sofia Kenin, en tanto que la puertorriqueña Mónica Puig dio batalla pero acabó derrotada 6-4, 6-7 (7), 6-3 ante Venus Williams, campeona de siete grandes.