DPA
9 de abril de 2017 / 08:55 p.m.

El español Sergio García rompió hoy el maleficio que lo perseguía en los grandes torneos y completó una semana mágica al ganar el Masters de Augusta de golf, después de vencer en el desempate al inglés Justin Rose.

Después de 18 años de su primera gran oportunidad, el golfista de 37 años completó las cuatro rondas con 279 golpes, los mismos que Rose, pero jugó con firmeza y determinación en el desempate para ganar la mítica chaqueta verde y celebrar el primer torneo grande de su carrera.

Una mala salida de Rose en el desempate y un putt fallado por el inglés le dejaron a García dos posibilidades para ganar el ansiado título. Con nervios de acero, el español acertó en la primera oportunidad y se quedó con el título.

De esta manera, el 'Niño' se convirtió en el tercer español en ganar un major, después de Severiano Ballesteros y José María Olazábal.

Para la decisiva jornada de hoy, García partía como líder junto con Rose, pero una larga lista de perseguidores podían acecharlos. Rickie Fowler largó tercero a un golpe, mientras que los estadunidenses Jordan Spieth, campeón hace dos temporadas, Ryan Moore y Charley Hoffmann estaban a dos impactos.

Por eso, con un arranque fantástico, el español tomó otros dos golpes de ventaja sobre sus rivales con dos birdies y un par en los tres primeros hoyos, diferencia que le permitió jugar con serenidad los siguientes hoyos.

Sin embargo, tres birdies consecutivos de Rose en el seis, en el siete y en el ocho pusieron todo como al principio de la jornada en la vuelta final del recorrido. A esa altura, la consistencia de ambos los colocaba con únicos candidatos al triunfo.

El tema psicológico de verse igualado por Rose pareció afectar a García, que sumó dos bogeys seguidos en el 10 y en 11 para quedar dos golpes por detrás.

Sin embargo, a partir del hoyo 13, el español recuperó su forma y, con un águila en el 15, logró emparejar el tanteador. Aunque, un nuevo birdie de Rose en el siguiente dejó al inglés con ventaja para los dos últimos hoyos.

En el 17, un bogey de Rose dejó todo igualado para el último hoyo, donde García tuvo un putt a poco más de un metro para ganar el título, pero lo falló.

Así fueron al desempate, donde Rose jugó el peor golf de la semana y García aprovechó para ganar su primer gran torneo, a 18 años de la primera oportunidad que tuvo, cuando fue segundo en el el PGA Championship de 1999.