CORTESÍA LA AFICIÓN - @MMDEPORTESMX
23 de junio de 2016 / 06:11 p.m.

Los preparativos para la temporada 2016-17 de la NBA comienzan con el Draft que se llevará a cabo esta noche.

Ante la certeza que la joya de la corona, Ben Simmons, el delantero de la Universidad Estatal de Luisiana (LSU), será tomado por los Sixers de Filadelfia en el primer turno, el resto de los jugadores son una incógnita y los primeros diez equipos pensarán bien qué hacer con su selección.

Simmons parece la carta segura, un australiano que la prensa ya compara con LeBron James por su imagen de movedor en un cuerpo de delantero. Pero mientras Ben será un novato que amerite la atención e inversión de recursos para desarrollarlo y convertirlo en jugador franquicia, y Brandon Ingram es el otro elemento que ya demostró que puede tener un impacto inmediato, los otros ocho prospectos no auguran resolver los problemas de los conjuntos que los seleccionen.

Por ejemplo, los Celtics de Boston obtuvieron la posición número tres y se rumora que irán por el delantero croata Dragan Bender, pero si pueden obtener una estrella por esa selección, la cambiarán de inmediato.

El Draft funciona para los equipos que no tienen otra opción más que venir de abajo, forjando el equipo paso a paso, pero para aquellos conjuntos que buscan ganar la siguiente campaña, la selección no ofrece demasiado. A menos que se logren tratos, como el de Minnesota, que se reporta que pretende cambiar al español Ricky Rubio y buscar al movedor más calificado del Draft, Kris Dunn.

Los Lakers que eligen en segundo turno, según múltiples reportes irán por Ingram, uno de los talentos listos para debutar como profesional. Por otro lado, los Suns de Phoenix necesitan un delantero de poder que pueda tirar de tres, y ese jugador es Marquese Chriss, que elegirán si está disponible.

Pero todo gerente general preparado para comenzar a moldear su franquicia en el Draft necesita también veteranía. El ejemplo claro de esto son los mismos Sixers, que han seleccionado talento joven de primera calidad desde hace años. Con el movedor Michael CarterWilliams (ahora con Milwaukee) y el delantero Nerlens Noel seleccionados en 2013; el centro Joel Embiid, tomado como tercera selección en el Draft de 2014 y que no ha jugado en dos campañas a causa de lesiones; y en 2015, el también centro Jahlil Okafor, también tercera opción, que ahora se maneja como moneda de cambio.

La abundancia de talento joven en Filadelfia se ha traducido en cuatro campañas al hilo sin playoffs, incluyendo marca de 10-72 en 2015-16, por lo que ya quedó claro que el camino largo de desarrollo de jugadores no es una buena opción si no hay un modelo sostenido por veteranos.

Luego que Filadelfia seleccione a Simmons y los Lakers, como se espera, a Ingram, el resto de los basquetbolistas no proyecta estatus de superestrella, aunque eso es lo interesante del Draft, su dificultad para predecir el futuro.