ap - @mmdeportesmx
26 de octubre de 2016 / 10:44 a.m.

Kawhi Leonard y los Spurs de San Antonio ofrecieron el martes tal espectáculo de baloncesto que hicieron que los leales aficionados de Golden State abandonaran el estadio antes de que terminara el partido. Fue una imagen extraña para el Oracle Arena en su primera noche de la temporada, y en el esperado debut de Kevin Durant con los Warriors.

Leonard anotó un récord personal de 35 puntos en la contundente victoria de San Antonio por 129-100, y los Warriors apenas podían creer lo que acababa de ocurrir.

"Nos pegaron un puñetazo en la boca", dijo Draymond Green. "No sé si eso fue algo malo para nosotros".

Durant sumó 27 puntos y 10 rebotes, pero poco parecía funcionar para el Jugador Más Valioso de la temporada pasada, Stephen Curry, y los actuales campeones de la Conferencia Oeste en un partido para olvidar. Fue un juego bastante diferente de su inicio récord del año pasado, en el que los Warriors dominaron su cancha y establecieron una marca de 24-0 en casa.

Leonard había sumado 31 puntos el final del tercer cuarto, LaMarcus Aldridge aportó 26 puntos y 14 rebotes y Gregg Popovich superó con creces a varios de sus amigos más cercanos en el banco rival del actual Entrenador del Año de la NBA, Steve Kerr, y su asistente Mike Brown.

En total, San Antonio envió un mensaje claro al Oeste.

"Si había un resultado que no esperaba, era éste", comentó el argentino Manu Ginóbili, de San Antonio. "¿Una ventaja de 29 puntos sobre un equipo como ellos? De verdad no lo esperaba".

Curry, que la temporada pasada se convirtió en el primer MVP por unanimidad, anotó 26 puntos pero sólo acertó 3 de 10 desde la línea de triple. Green sumó 18 puntos, 12 rebotes y seis asistencias, mientras que Clat Thompson se limitó a 11 puntos con 5 de 13 tiros encestados.

El español Pau Gasol anotó 2 puntos para los Spurs, mientras que Ginóbili sumó 10 puntos y 5 rebotes.