JOSÉ MANUEL VILLALVA - @ELPEPESPORTS
21 de diciembre de 2015 / 10:15 a.m.

Realmente, no fueron necesarios los regaños. Los Steelers de Pittsburgh no necesitaron que se les recordara lo mal que lucieron al ponerse abajo por dos touchdowns ante Denver en la primera mitad del domingo.

De todas maneras, el coach de linebackers Joey Porter lo hizo.

"Creo que todos estábamos molestos", dijo el capitán defensivo, Cam Heyward. "No creo que fuera solo Joey. Sabíamos que jugamos horrible en la primera mitad. Solo era cuestión de despertar.

La mejor ofensiva de la NFL fungió como despertador.

Ben Roethlisberger pasó para 380 yardas y tres touchdowns y los Steelers remontaron para obtener un triunfo de 34-27 que los coloca como el segundo comodín de la AFC a falta de dos semanas. Antonio Brown tuvo 16 recepciones para 189 yardas y dos anotaciones y Pittsburgh (9-5) dominó a la mejor defensa de la NFL luego de que los Broncos tomaran ventaja de 17 puntos.

"Si cuidamos el balón, sentimos que le podemos avanzar a cualquiera", dijo el coach de los Steelers, Mike Tomlin.

La secundaria de Denver se autodenomina No Fly Zone (Zona de exclusión de vuelos), y había respaldado sus palabras durante gran parte del año. No esta vez.

Los Steelers controlaron la segunda mitad, y finalmente tomaron la ventaja cuando Ryan Shazier interceptó a Brock Osweiler para dejar la mesa servida al envío anotador de 23 yardas de Roethlisberger a Brown con 3:34 en el reloj.

La defensiva de Pittsburgh, castigada desde el comienzo, salvaguardó la ventaja. Los Steelers detuvieron dos veces a los Broncos en territorio de Pittsburgh en los últimos minutos.

"Es decepcionante", dijo el coach de Denver, Gary Kubiak. "Así es este juego. Más vale estar preparado para cuatro cuartos, no tres".

Brock Osweiler pasó para 296 yardas con tres touchdowns por aire y uno más por tierra, pero se lastimó el hombro izquierdo a finales del segundo cuarto y no fue el mismo en la segunda mitad. Los Broncos (10-4) perdieron su segundo encuentro en fila y dejaron ir la oportunidad de asegurar el título del Oeste de la Conferencia Americana.