agencias
27 de mayo de 2015 / 04:59 p.m.

La española Carla Suárez accedió hoy a tercera ronda de Roland Garros tras la retirada de la francesa Virginie Razzano cuando había perdido el primer set y se llevaban 45 minutos de juego.

Con lágrimas en los ojos, en la pista central de París, la veterana francesa, de 32 años, invitada por los organizadores, abandonó la pista cuando había perdido el primer juego de la segunda manga.

Razzano ya había evidenciado en la primera ronda algún problema abdominal que le limitó en el servicio.

Carla Suárez, octava favorita y cuartofinalista de la pasada edición, buscará un puesto en los octavos de la presente contra la italiana Flavia Pennetta, favorita 28, que venció a la eslovaca Magdalena Rybarikova 6-2, 6-0.

"Nos conocemos bien, hemos jugado varias veces en los últimos años, le gusta jugar en tierra, tiene golpes ganadores y sabe defender si lo necesita, luchar, hacer partidos largos, es muy completa", dijo.

"Para las dos será un partido bonito por el sitio, nos tenemos mucho aprecio mutuamente, va a ser un partido mentalmente bastante duro porque nos conocemos bastante", comentó la canaria, que señaló que el partido estará "al 50 por ciento".

Será el séptimo duelo de ambas tenistas, un cara a cara que domina la italiana con 4 victorias, aunque sobre tierra batida están empatadas a un triunfo.

Carla Suárez se mostró muy contenta por haber superado el partido de hoy.

"No es fácil jugar en un cuarto turno, no sabes a que hora vas a entrar en pista y pasas muchas horas muertas en el club. Además, contra una rival local, en la pista central, son pequeños detallitos que ha hecho que de sensaciones no he estado como en otros partidos o en torneos anteriores", señaló.

"Pero es importante adaptarse a esas sensaciones. He jugado 45 minutos pero bien aprovechados. He vivido las condiciones reales de competición en una pista que te puede volver a tocar y así no me pillará de sorpresa", dijo.

"Hay que aprender a convivir con estas sensaciones. Pero estoy satisfecha de haber pasado menos horas en la pista, estoy más fresca, con menos desgaste. Me hubiera gustado jugar un poco más para ver si cambiaban mis sensaciones. Pero me beneficia muchísimo haber acabado antes", comentó.