TOMÁS VÍCTOR LÓPEZ | @TOMASVICTOR10
3 de abril de 2016 / 10:03 p.m.

Los Sultanes fabricaron un racimo de cinco carreras en el cierre de la octava entrada para remontar la pizarra y ganar 9-7 a los Diablos Rojos en el partido inaugural ante más de 27 mil aficionados que llenaron el Estadio Monterrey.

El equipo regiomontano mostró un espíritu de pelea que el año pasado parecía extraviado para ganar por segundo día consecutivo al México.

Luis Juárez tuvo la oportunidad de una revancha para disparar un imparable con la casa llena que empujó el par de carreras de la diferencia, ante una magna celebración del público.

Juárez había sido víctima de la defensiva escarlata, primero con un lance de Grandes Ligas de Juan Carlos Gamboa en las paradas cortas en el sexto capítulo, y luego con una atrapada de Iván Terrazas que le robó un hit también con las bases congestionadas en el séptimo episodio.

El manager, Félix Fermín, destacó el espíritu de pelea del equipo local para dar una primera satisfacción a sus aficionados.

“La expectativa es ganar, yo sé que tenemos un equipo bastante especial, un equipo que quiere olvidar la temporada pasada y para eso que estamos aquí, para dar el 100 por ciento en cada uno de los juegos”, señaló Fermín.

“Ojala que el equipo siga jugando de la misma manera, que mantenga el mismo ánimo que ha habido en los entrenamientos y en estos dos juegos, de verdad que me siento muy agradecido del apoyo de todos”.

El raly del triunfo comenzó con un error del pitcher Carlos Vázquez, quien tiró mal a segunda en una jugada que parecía una jugada de rutina para doble play y que al final dejó a Chris Roberson en segunda y a Ramón Ríos en tercera.

Walter Ibarra, Alex Valdez y Wellington Dotel empujaron una carrera para empatar la pizarra 7-7. Con dos outs, Ibarra conectó el imaparable al izquierdo que desató el júbilo en las gradas.
Sultanes utilizó siete pitchers. Atahualpa Severino fue el ganador, con salvamento de Wirfin Obispo. La derrota fue para Carlos Vázquez.

Iván Terrazas conectó para el México en la séptima entrada el primer jonrón de la temporada en el Palacio Sultán.
El espectáculo de fuegos artificiales culminó con una fiesta sin precedentes que duró poco más de cuatro horas.

EL RÉCORD
27 285 Aficionados fue la cifra oficial de aficionados, un récord de asistencia para un partido inaugural en el Estadio Monterrey.