CORTESÍA: MEDIOTIEMPO
12 de noviembre de 2017 / 03:01 p.m.

Maximiliano Javier Almandoz posee dos medallas de oro en taekwondo a nivel regional. Pero pese a su éxito deportivo, este atleta argentino puso en venta su riñón para poder cumplir el sueño su hija.

"Vendo riñón para hacerle la fiesta de 15 años a mi hija", pudo leer entre los comentarios de una nota periodística la cadena rusa RT, donde decenas de personas ofrecen sus órganos desde distintas partes de América Latina, texto escrito por el peleador de taekwondo, galardonado en diversos países de Sudamérica.

Ser deportista no fue suficiente para que Almandoz pudiera despreocuparse por la situación económica de su país, donde sobrevive gracias a que tiene un pequeño almacén barrial en su casa en González Catán, provincia de Buenos Aires.

"Trabajo 17 horas por día, de lunes a lunes, no tengo alternativa", comentó al medio ruso que pudo contactarlo para una entrevista. Entre las dos actividades acumula "14, mil pesos mensuales (800 dólares)", dijo.

Almandoz es taekwondoín y este año ganó dos medallas de oro representando a Argentina en el exterior, además de obtener la de plata en el torneo nacional, pero admitió que “no se puede vivir del taekwondo”.

Araceli, su hija de 14 años, es la razón por la que trabaja a deshoras con tal de regalarle la mejor fiesta por los 15 años.

AM