ap - multimedios digital
22 de agosto de 2015 / 12:36 a.m.

Tiger Woods comenzó su participación en el torneo Wyndham sabiendo que una victoria impediría que concluya su temporada. Ha completado la mitad del recorrido hacia esa meta.

Woods entregó el viernes una tarjeta de 65 golpes, cinco debajo del par, y terminó la segunda ronda empatado en el primer sitio con el novato Tom Hoge.

"Apenas llevamos la mitad del torneo. Sólo 36 hoyos", dijo Woods. "Nos queda mucho camino por recorrer.

El acumulado de los punteros es de 129 golpes, 11 debajo del par de campo. Hoge completó su ronda en 67 impactos.

Tiger Woods

Aunque nada está escrito, Woods se ha colocado en una posición privilegiada para buscar lo que sería su primer triunfo en más de dos años. De conseguirlo, se colaría en los playoffs de la Copa FedEx.

En la primera ronda, Woods logró su mejor marcador desde 2013, con 64. El viernes, tuvo un desempeño casi igual de bueno.

Avanzó a lo alto de la tabla en los últimos nueve hoyos, con birdies en el 12 y 13 y con eagle en el 15, un par cinco, que le permitió compartir el puesto de honor.

"No podía conseguir nada bueno en mis rondas (antes de este torneo), y ahora, con un par de rebotes afortunados, he aprovechado las oportunidades", destacó Woods, quien jugará el sábado con un novato poco conocido.

Cuando se le preguntó si reconocería a Hoge cuando lo vea, Woods respondió, "no, no podría. ¿Cómo es?"

Davis Love III y Chad Campbell se ubicaron un golpe atrás. Campbell firmó una tarjeta de 65 golpes, mientras que Love, de 51 años, completó su recorrido en 66.

Brandt Snedeker igualó el récord del certamen, con un 61 que lo insertó en un grupo de seis jugadores ubicados a dos golpes de Woods y Hoge.

El mexicano Óscar Fraustro fue el latinoamericano mejor colocado, tras completar su ronda en 68 golpes, para un total de 133, siete bajo par. A dos impactos está el colombiano Camilo Villegas, luego de un recorrido de 69.