AP - @MMDEPORTESMX
12 de abril de 2017 / 10:58 a.m.

El entrenador Rick Carlisle abrazó a Tony Romo, mientras el público aplaudía en los últimos minutos de un partido en que el astro de los Cowboys, quien recién anunció su retiro, fue jugador honorario de los Mavericks de Dallas.

Los espectadores querían ver cómo el quarterback con más pases y yardas en la historia de los Cowboys jugaba al basquetbol al menos unos segundos, en un encuentro que, por lo demás, carecía de relevancia. Por un momento, pareció que Romo entraría al partido que los Mavs terminaron perdiendo 109-91 ante los Nuggets de Denver.

Pero no fue posible. Romo no estaba en la nómina ni había firmado un contrato con los Mavericks.

Eso sí, mostró su jersey de fútbol americano, con el número 9 y la palabra "Dallas" en la parte delantera. Lo hizo una sola vez, cuando se le presentó junto con los integrantes de los Mavericks, antes del partido.

"Evidentemente, sabíamos que no podía jugar", dijo el alemán Dirk Nowitzki, quien ayudó a trazar el plan para rendirle un homenaje a Romo. "Estuvimos fingiendo esto, y creo que a la multitud le encantó. Todos querían verlo jugar, pero no podíamos ponerlo".

Gary Harris anotó 20 puntos por Denver. Mason Plumlee y Malik Beasley anotaron 16 puntos cada uno en el primer partido de los Nuggets (39-42) desde que quedaron eliminados de la postemporada.

Sin nada que perder en la peor campaña de Dallas desde que tuvo una foja de 20-62 en 1997-98, los Mavericks abrazaron la propuesta realizada por Nowitzki hace semanas, cuando quedó claro que Romo se retiraría como quarterback de los Cowboys.

Romo recibió el homenaje exactamente una semana después de anunciar que dejaría el fútbol americano para trabajar como analista en la cadena CBS.

Próximo a cumplir 37 años, Romo mantuvo de pie al público hasta el último minuto, sin necesidad de hacer prácticamente nada.

Los Mavs cayeron y quedaron con una foja de 32-49.

Nowitzki anotó 21 unidades por Dallas.