CORTESÍA LA AFICIÓN
19 de febrero de 2017 / 10:10 a.m.

Los Tigres de Quintana Roo permanecerán en la Liga Mexicana de Beisbol, conservarán el nombre y tendrán como propietarios a un grupo de inversionistas encabezados por el legendario lanzador zurdo, Fernando Valenzuela.

El equipo seguirá en el estadio Beto Ávila, de Cancún, con Francisco Villanueva en el cargo de presidente del club.

El anuncio fue hecho en conferencia de prensa en la que estuvo presente el gobernador del estado, Carlos Joaquín González.

“Siendo sensible a las múltiples muestras y expresiones que he recibido de la afición, manifestando su temor de que la gran tradición y el legado de Tigres desaparezca, y ante la oportunidad e interés de un grupo regional de inversionistas con probada calidad moral, amor por el béisbol y un plan de desarrollo futuro para el equipo en la plaza de Cancún, después de meditarlo detenidamente, he tomado la decisión de vender el equipo y el nombre de “Tigres”, declaró Peralta.

Reiteró que la postura tomada por la liga de jugar con un número ilimitado de jugadores con doble nacionalidad traerá consecuencias negativas tanto para los jóvenes peloteros nacidos y formados en México.

Peralta Quintero deseó a la nueva directiva de Tigres el mayor de los éxitos para esta nueva etapa.

En una carta dirigida a la presidencia de la Liga, Peralta había notificado el pasado jueves 2 de febrero su decisión de separarse de la competencia y la intención de vender la franquicia.

La postura era desprenderse del equipo pero sin ceder el nombre, los colores y la historia de los Tigres.

Luego de semanas de negociaciones, el equipo felino seguirá con su historia de 61 años, y se mantendrá en el Estadio Beto Avila de la ciudad de Cancún.