tomás víctor lópez | @tomasvictor10
12 de enero de 2017 / 08:32 p.m.

El béisbol mexicano enfrenta un divisionismo provocado por la postura de José Antonio Mansur y Alberto Uribe que se aferran a mantener un número ilimitado de peloteros méxico-americanos, señaló Roberto Magdaleno Ramírez.

El presidente adjunto de los Sultanes rechazó que el número de jugadores con doble nacionalidad traiga un mayor espectáculo porque el año pasado hubo hasta seis equipos que a la mitad del calendario ya estaban eliminados.

El dirigente del Monterrey lamentó que las diferencias entre los dos grupos puedan llegar al terreno de lo legal.

En una situación triste y lamentable porque todas las divisiones lo único que hacen es restar la fuerza de una institución y en este caso sí es un problema debido a la cerrazón principalmente de una o dos personas que quieren imponer una posición”, indicó Magdaleno Ramírez.

La intransigencia de un equipo que en este caso viene siendo Tijuana, pues ellos se opusieron, empezaron a presionar a su grupo y dijeron que no, que ellos tenían que irse a una situación de libre contratación, lo cual para nosotros es un absurdo que puedas contratar hasta 30 jugadores no nacidos en México”.

La temporada anterior en la que no hubo límite de “pochos”, los Saraperos de Saltillo quedaron a 22 juegos del primer lugar y los Broncos de Reynosa a 48 partidos y medio del primer lugar en la Zona Norte.

En la Zona Sur los Olmecas terminaron a 33 juegos y medio; el Veracruz a 34; Oaxaca a 36, y los Delfines de Ciudad del Carmen a 44 partidos y medio del primer lugar.

José Antonio Mansur ha estado diciendo que somos retrógradas porque no queremos abrir esa posibilidad lo cual me parece absurdo...es una persona que ha vivido del béisbol, que ha estado en cinco o seis organizaciones”, expuso Magdaleno.

Quisiera que preguntaran a la autoridad y a los aficionados donde ha estado, qué tipo de espectáculo les ha dado, él ha sido el artífice principal de esta división junto con Alberto Uribe, de Tijuana, una persona ególatra”.

Dijo que Toño Mansur se benefició del apoyo que tuvo en Veracruz de los dos anteriores gobernadores, Fidel Herrera y Javier Duarte.

¿Y PLINIO ESCALANTE?

Roberto Magdaleno dijo que pidieron la salida de Plinio Escalante porque no supo manejar el tema de los peloteros no nacidos en México, que fue el punto en discordia durante muchos meses.

Tras la reunión del año pasado en Washington, los siete clubes inconformes ya habían aceptado jugar con un máximo de nueve mexicoamericanos y seis extranjeros, que sumaban 15 no nacidos en el país, la mitad de un roster.

Como finalmente el grupo inconforme quería mantener la medida de que uno hubiera un tope en los “pochos”, los ocho clubes que eran mayoría acordaron reducir el número a tres y mantener los seis extranjeros.

El dirigente reiteró que en la próxima asamblea del 17 de febrero presentarán un rol de juegos con ocho equipos y otro con 15 clubes, dependiendo de las franquicias que quieran competir en la Liga Mexicana de Béisbol.

EL APUNTE

Los siete equipos encabezados por los Toros de Tijuana amenazaron con tomar acciones legales y crear una liga profesional alterna.